Economía

Banxico podría necesitar más dosis monetaria: Moody's Analytics

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, consideró que el alza en la tasa de interés por parte del Banco de México quitará presión al tipo de cambio.
Clara Zepeda
30 junio 2016 16:6 Última actualización 30 junio 2016 18:33
 [Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

[Bloomberg] EN PORTADA: Banxico reporta máximo histórico de 163,515 mdd al cierre de diciembre.

El Banco de México regresa a la disciplina de política monetaria con el incremento de medio punto a la tasa de fondeo; sin embargo, con el “efecto Trump”, en la medida que se acerquen las elecciones de Estados Unidos, podría necesitarse una dosis más agresiva de política monetaria.

Alfredo Coutiño, director para América Latina de Moody’s Analytics, afirmó que el incremento de 50 puntos base, a 4.25 por ciento, de la tasa interbancaria a un día va en la dirección correcta que necesita la política monetaria en el país.

“Con este movimiento las condiciones monetarias se normalizan, regresan a la neutralidad (…) la medida le va a quitar presión al tipo de cambio; el peso va a recuperar terreno, pero todavía quedan dos factores de riesgo en el resto del año que van hacer que el peso regrese a 19 o 20 pesos por dólar”, prevé Coutiño.

Uno de ellos es el Brexit y su plan de salida de la Unión Europea; pero el factor más agresivo será el “efecto Trump”, pues en la medida que las preferencias del republicano Donald Trump se incremente o pueda ganar la presidencia en Estados Unidos, el peso podría regresar a las 19 unidades e inclusive a los 20 por dólar.

Ante esos niveles, aseveró Coutiño, le va añadir más presión a la inflación y va a descuadrar las variables financieras en el país y para eso se va a necesitar una dosis más agresiva de política monetaria, con tasas de 4.75 o 5.0 por ciento, antes de noviembre.

“Entendemos que Banxico está preocupado por la salida de extranjeros de valores nacionales, ya que para garantizar un sano financiamiento de la cuenta corriente era necesario ajustar el nivel de la tasa de interés que había quedado rezagada respecto a otras emergentes, ocasionando en sí una depreciación de la moneda al alentar a los inversionistas a tomar posiciones “cortas” pesos o salir de posiciones de México e irse “largos” otras monedas emergentes con niveles de tasas de interés más atractivas”, afirmó Guillermo Aboumrad.

El director de Estrategias de Mercado de Finamex Casa de Bolsa añadió que el alza esperada para la gasolina, el incremento de todas las demás materias primas en dólares y más en pesos y los aumentos que ya desde hace algunos meses se han reflejado en la inflación al productor, son elementos que implícitamente la autoridad monetaria ha considerado en su balance de riesgos para la inflación y así determinaron que una medida contundente y preventiva del alza de tasa era necesaria para evitar un deterioro de las expectativas inflacionarias.

Para Mariana Ramírez, analista económico de Ve por Más, la decisión obedeció a la depreciación de la divisa, misma que se presionó de manera importante después del Brexit y de la incertidumbre en torno a sus consecuencias. Así, Banxico busca evitar el desanclaje de las expectativas de inflación.

Pronosticó que “será hasta la reunión de septiembre que el Banco de México aumente nuevamente la tasa, después de que la Reserva Federal (Fed) realice un cambio similar (de 25 puntos base), ya que desde su postura, el banco central estadounidense contará con mayor información respecto a la salud de la economía interna, lo que le permitirá tener un amplio panorama para la toma de decisión.

: