Economía

Bancos y Fondo Latinoamericano ajustan inversiones de reservas

Las actuales políticas de expansión monetaria plantean un escenario complejo caracterizado por la alta volatilidad en los precios de los activos como divisas, productos básicos y tasas de interés, según el Fondo Latinoamericano de Reservas.
Notimex
19 mayo 2015 16:48 Última actualización 19 mayo 2015 16:48
Dólares

(Bloomberg)

BOGOTÁ.- Bancos Centrales y el Fondo Latinoamericano de Reservas (FLAR) comenzaron un ajuste en la composición de las inversiones de las reservas internacionales de sus países, ante la posible normalización de la política monetaria en Estados Unidos.

La medida se tomó luego de analizar que el “entorno actual de amplia liquidez de las economías desarrolladas, les genera bajas rentabilidades y en algunos casos negativas”, señaló este martes la FLAR.

Esta fue una de las conclusiones más destacadas del III Seminario “Gestión de Riegos en ambientes de bajos retornos y alta incertidumbre”, que llevaron a cabo en Bogotá el FLAR y el Centro de Estudios Monetarios Latinoamericanos (CEMLA).

Representantes de las áreas de inversión y riesgos de 24 entidades de la región, públicas y privadas, organismos internacionales y fondos de recursos petroleros, analizaron la coyuntura actual.

Al seminario también asistieron expertos en la gestión de inversiones como Deutsche Asset and Wealth Management, Goldman Sachs Asset Management, FFTW, JP Morgan Asset Management; organismos multilaterales y firmas especializadas en la medición de riesgos financieros.

Los expertos concluyeron que el aumento esperado en las tasas de interés en los mercados desarrollados, en especial en Estados Unidos, “ya no es ni la mayor preocupación ni el principal riesgo que hacia el futuro enfrentarán los administradores de portafolios de las reservas internaciones y los fondos de instituciones oficiales”.

El verdadero riesgo es que las tasas de interés en Estados Unidos “no suban y permanezcan en los niveles muy bajos de los últimos años”, sostuvieron los asistentes al seminario.

Incluso los expertos afirmaron “que puede haber una situación de complacencia en los mercados financieros, donde los operadores se acostumbraron a tener bajos niveles de tasas de interés”.

Los especialistas en temas financieros y monetarios insistieron en que los operadores del mercado “no están dispuestos a asumir riesgos excesivos en la búsqueda de rendimientos adicionales”.

La presidenta ejecutiva del FLAR, Ana María Carrasquilla, señaló que las “actuales políticas de expansión monetaria, implementadas por las economías desarrolladas, junto a las perspectivas de inflación a nivel global, plantean un escenario complejo, caracterizado por la alta volatilidad en los precios de los activos como divisas, productos básicos y tasas de interés”.

“Esta situación, a su vez, ha creado una importante asimetría entre los rendimientos esperados y los niveles de riesgo que se asumen, haciendo que el manejo de los riesgos sea aún más exigente”, explicó.

Agregó que las perspectivas económicas y de estabilidad financiera en un entorno de cambio de las políticas monetarias acomodaticias en los Estados Unidos, y los posibles impactos sobre las carteras de inversión de reservas internacionales y fondos de inversión públicos.

Apuntó que es importante insistir en “que los bancos centrales y el FLAR han venido realizado ajustes a la composición de las inversiones, aplicando una asignación estratégica de activos, acorde con el entorno actual de mercado y las previsiones sobre la normalización de la política monetaria en Estados Unidos”.

Estas decisiones, enfatizó la presidenta del FLAR, tienen “el objetivo de cumplir los tres requisitos en el manejo de las reservas: liquidez, seguridad y rentabilidad”.

Los especialistas coincidieron que los bancos centrales deben mantener “un perfil de riesgos prudente y conservador dentro del margen de cumplimiento a los parámetros de inversión para la administración de portafolios”.

Indicaron que “el entorno actual de amplia liquidez provista por las políticas monetarias acomodaticias de las economías desarrolladas, la volatilidad de los retornos luce artificialmente baja y hay que estar preparados para proteger y preservar el capital”.

Plantearon que “los criterios de diversificación de riesgos deben ser evaluados desde una perspectiva de largo plazo, y su bondad no debería estar atada con el momento de ingreso a la estrategia de diversificación”.

En este contexto “el FLAR y el CEMLA continuarán trabajando con la comunidad de bancos centrales y fondos públicos en el mejoramiento de los procesos de gestión de riesgos, con el objetivo de contribuir a mejorar las condiciones de inversión de estos recursos públicos y a la estabilidad económica y financiera de la región”, dijo Carrasquilla.