Economía

Bancos mexicanos van por carteras de créditos para buscar crecimiento

Para Fitch Ratings, los anuncios de bancos como Banregio y Santander de comprar carteras de crédito podrían impulsar el interés de los bancos nacionales para buscar otras adquisiciones de préstamos.
Leticia Hernández
17 abril 2015 10:27 Última actualización 17 abril 2015 10:27
Santander

Banco Santander compró una cartera de créditos al consumidor de Scotiabank Inverlat valorada en 3 mil 200 millones de pesos. (Foto: Bloomberg/Archivo)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los recientes anuncios de adquisiciones de carteras de crédito comerciales por bancos mexicanos, por Banregio y Banco Santander, son pasos estratégicos ante el surgimiento de la oportunidad hacia lograr una expansión de los negocios en medio de la lentitud que enfrenta el sector bancario mexicano, señala Fitch Ratings.

La calificadora expone que los recientes anuncios de nuevas licencias bancarias y la posible entrada de algunos jugadores de la banca internacional, atraídos por el bajo nivel de penetración y las sonadas ganancias de los bancos logradas en México, sugieren que la competencia local permanecerá elevada y la actividad de Fusiones y Adquisiciones podría jugar un rol más activo en impulsar el crecimiento individual de los bancos en los próximos años.

“Creemos que las ventas de préstamos por subsidiarias mexicanas de bancos extranjeros en ambos casos, podrían impulsar aún más interés de los bancos nacionales para buscar otras adquisiciones de préstamos”, señala el reporte a cargo de Matthew Noll, director senior de instituciones financieras de Fitch Wire.


A finales de marzo, Banco Regional de Monterrey (Banregio), anunció la adquisición de una cartera de préstamos de 600 millones de pesos de Corporación Financiera Internacional. La transacción, pendiente de la aprobación regulatoria, no afecta materialmente el perfil crediticio del banco una vez que el portafolio adquirido equivale sólo al 1.2 por ciento de la cartera total del banco. Fitch considera que esta adquisición es un paso razonable hacia ir agregando ingresos y diversificación de riesgos, ya que el banco pretende ampliar su negocio hipotecario.

Sin embargo, la calificadora advierte que el banco aún tiene que demostrar que puede mantener sólidas métricas de calidad de activos en hipotecas a gran escala. Una creciente cartera hipotecaria podría poner retos adicionales en términos de mayores necesidades de fondeo a largo plazo, especialmente ante reglas más estrictas de liquidez que están programadas para entrar en efecto para los bancos de México este año.

Por su parte, la adquisición de Banco Santander de una cartera de créditos al consumidor de Scotiabank Inverlat valorada en 3 mil 200 millones de pesos, equivale al 4.2 por ciento de los préstamos al consumo del banco, y 0.7 por ciento de su cartera de préstamos total.

La transacción complementa la actual estrategia de Santander México, una vez que el crédito al consumo ha sido uno de los principales impulsores del crecimiento del crédito para el banco durante los últimos cuatro años. El portafolio adquirido compuesto por créditos personales mejorará la posición del banco en el mercado en este segmento mientras mantiene la calidad crediticia.