Economía

Bancos endurecen requisitos para emergentes

Un reporte del Instituto Internacional de Finanzas reveló que las condiciones de financiamiento para las economías emergentes se atrofiaron en el tercer trimestre, ante un endurecimiento de los requisitos por parte de la banca.
Daniel Villegas
08 noviembre 2015 22:23 Última actualización 09 noviembre 2015 9:42
ME. Detrás del alza del dólar.

ME. Detrás del alza del dólar.

Las condiciones de financiamiento para las economías emergentes se deterioraron en el tercer trimestre, ante un endurecimiento de los requisitos por parte de la banca, debido a perspectivas de crecimiento más débiles y riesgos específicos del sector.

El índice que mide las condiciones de los préstamos bancarios se ubicó en 45 puntos en el tercer trimestre, su nivel más débil desde el cuarto trimestre de 2011, según un reporte del Instituto Internacional de Finanzas (IIF, por sus siglas en inglés).

Hay cinco categorías que el organismo evalúa para conocer las condiciones de préstamo en el mercado global: estándares para otorgar créditos, demanda de préstamos, condiciones de financiamiento, intercambio crediticio y NLPs (créditos cuyos pagos se han cesado durante 90 días o más). De acuerdo con la organización, en todas las categorías se observó un deterioro.

Los estándares para otorgar créditos fueron endurecidos en todos los segmentos. Los dirigidos a empresas y a comercio de bienes raíces fueron los que más afectados se vieron, aunque el crédito al consumo no se quedó atrás, explicó el IIF.

La demanda de créditos cayó en todas las categorías, exceptuando a los que se destinan al consumo, que se expandió en todas las regiones, agregó en el estudio.

En el mismo sentido explicaron que las condiciones de financiamiento fueron las más duras desde el cuarto trimestre del 2011, sin importar que las firmas financieras fueran internas o externas.

La encuesta reveló que la expectativa a futuro es de un mayor deterioro en la calidad del financiamiento, con un mayor retraso en los pagos, debido a la incapacidad de los prestatarios para pagar sus servicios de deuda, fenómeno muy relacionado con la volatilidad del mercado. “La demanda de créditos fue lo que más decreció y lo que más aumentó son los préstamos con morosidad de 90 días, a su mayor nivel desde que comenzó a realizarse el estudio en el tercer trimestre de 2009, cuando las condiciones crediticias fueron las más bajas de las que se tengan registro”, comentó el IIF.

Los bancos prevén menores expectativas de crecimiento en las economías emergentes en todas las regiones lo que refleja el impacto de un menor comercio internacional así como precios bajos de las materias primas.