Economía

Bancos abandonan pronóstico de mayor inflación en México

Analistas habían pronosticado que los nuevos impuestos al empezar el año colocarían la inflación alrededor de 4 por ciento.
Bloomberg
23 abril 2014 10:32 Última actualización 23 abril 2014 10:32
Vías de comunicación

Ingreso a la ciudad de México.

Dos meses después de pronosticar que nuevos impuestos que abarcan desde alimento para perros hasta utilidades mineras acelerarían la inflación en México, los mayores bancos de Wall Street dan indicios de que se equivocaron.

Economistas de Citigroup Inc., Goldman Sachs Group Inc., Bank of America Corp. y Grupo Financiero BBVA Bancomer SA reducen sus pronósticos sobre aumentos del costo de vida para este año, en tanto el lento crecimiento de la segunda mayor economía de América Latina contribuye a compensar el impacto de los gravámenes. Arturo Vieyra, un economista de la división Banamex de Citigroup, redujo su pronóstico de 4.4 por ciento en febrero a 3.97 por ciento en abril.

Luego de que la inflación anual aumentara al nivel más alto en ocho meses -4.48 por ciento- en enero, el mes en que entraron en vigor los impuestos, se desaceleró a 3.76 por ciento en marzo, dentro de la banda objetivo del banco central, lo que puede compararse con un 6.15 por ciento en Brasil. Los economistas bajan sus estimaciones luego de que los operadores de bonos redujeran este mes las expectativas de incrementos de precios al nivel más bajo en tres años.


“La inflación no es un problema”, dijo Vieyra en entrevista telefónica desde Ciudad de México. “El error de nuestro pronóstico fue que el impacto de la reforma impositiva sólo se sintió en las primeras dos semanas del año, luego de lo cual dejó de tener efecto”.

El 1 de enero México empezó a gravar las bebidas azucaradas con 1 peso por litro y aplicó un impuesto de 8 por ciento a la comida chatarra, así como un gravamen de 7.5 por ciento a las ganancias mineras.

CRECIMIENTO VACILANTE

En las minutas de la reunión de fijación de tasas de marzo del banco central, que se publicaron el 4 de abril, las autoridades dijeron que podrían reducir su pronóstico de crecimiento para 2014 de entre 3 y 4 por ciento para fin de año. La economía de México se expandió 1.1 por ciento el año pasado, el ritmo más lento desde 2009.

La inflación “tiene un comportamiento muy bueno”, dijo Alberto Ramos, economista jefe para América Latina de Goldman Sachs, en una respuesta por correo electrónico. “Los aumentos de impuestos instrumentados a principios de enero no generaron un efecto visible de extensión a otros precios. La baja inflación también podría ser reflejo de una dinámica de crecimiento muy lento”.

Ramos redujo su estimación sobre precios al consumidor a 3.7 por ciento este mes, mientras que era de 4.1 por ciento en febrero.

La tasa de equilibrio, una medición de las estimaciones anuales de aumentos de precios derivada de la diferencia de rendimientos entre los bonos vinculados a la inflación con vencimiento en junio de 2016 y la deuda de tasa fija de similar vencimiento, ha declinado 0.78 puntos porcentuales desde mediados de enero, a 2.75 por ciento, indican datos que recopiló Bloomberg.