Economía

Credit Suisse prohíbe transacciones con Venezuela 

El banco suizo informó que no aceptará ningún bono que la nación sudamericana haya emitido desde el 1 de junio. Las empresas que deseen hacer negocios con Venezuela tendrán que someterse a más revisiones.
Jan-Henrik Foerster y Katia Porzecanski | Bloomberg
10 agosto 2017 20:9 Última actualización 10 agosto 2017 23:8
Venezuela

(Bloomberg)

Credit Suisse Group AG ha prohibido a sus operadores comprar o vender ciertos títulos venezolanos que los críticos del gobierno del país dicen que ayudan a financiar un régimen autoritario.

El banco con sede en Zúrich ha suspendido la negociación de valores vendidos por el gobierno que vencen en 2036, así como los bonos con un cupón de 6 por ciento emitidos por la petrolera estatal Petróleos de Venezuela, que vencen en 2022, y cualquier nota emitida por una entidad venezolana después de 1 de junio, de acuerdo con un memorando de la compañía el 7 de agosto, el cual fue revisado por Bloomberg en una copia.

El banco también está restringiendo los negocios con contrapartes venezolanas, incluyendo particulares y compañías. Un representante de Credit Suisse confirmó el contenido del memorándum.

La decisión surge después de que Estados Unidos comenzó a imponer sanciones a algunos funcionarios venezolanos en respuesta al giro antidemocrático del presidente Nicolás Maduro, quien instaló una asamblea ampliamente criticada para reescribir la Constitución del país.

Los legisladores venezolanos han estado instando a los bancos de Wall Street a no ofrecerle a Maduro un salvavidas financiero y promovieron una deshonra pública de Goldman Sachs Asset Management después de que la firma compró algunos de los valores ahora prohibidos por Credit Suisse.

"Teniendo en cuenta el clima político y los recientes acontecimientos en Venezuela, y las medidas tomadas por el actual gobierno, queremos asegurarnos de que Credit Suisse no provea los medios para que nadie pueda violar los derechos humanos del pueblo venezolano", señala el memorándum.

SIN APETITO

En los últimos meses, más de 100 personas han muerto en protestas callejeras contra el régimen.

Los acuerdos financieros con Venezuela han estado bajo escrutinio desde que el brazo inversor de Goldman Sachs Group Inc. compró en mayo casi 3 mil millones de dólares de los bonos de PDVSA que vencen en 2022 con un fuerte descuento del banco central del país, lo que llevó a los líderes de la oposición a investigar al gestor de fondos por participar de prácticas corruptas.

La transacción provocó protestas fuera de las oficinas del banco en Manhattan, así como una revisión interna por el personal de cumplimiento y legal de Goldman Sachs. Goldman ha dicho que compró los bonos para clientes de gestión de activos a través de un corredor, y no proporcionó dinero directamente al gobierno.

Credit Suisse no tiene "apetito de proporcionar ningún financiamiento a la República de Venezuela" directamente o a través de terceros cuando cree que hay intención de pasar los fondos al gobierno, de acuerdo con el memorando.

El banco ha prohibido cualquier negocio con contrapartes controladas por el gobierno venezolano, así como las del sector privado, a menos que hayan sido aprobadas por la oficina de riesgo reputacional de Credit Suisse o que se consideren una actividad permisible. Esto incluye la creación de mercados de bonos venezolanos y derivados de crédito, así como el uso de activos venezolanos como garantía para transacciones financieras con instituciones no venezolanas.

: