Economía

Banco Mundial alerta a Latinoamérica sobre cuándo ahorrar

El ahorro en los buenos tiempos ayuda a afrontar cuando vengan los tiempos complicados, dijo el organismo multilateral en el reporte 'Contra viento y marea: Política fiscal en América Latina y el Caribe en una perspectiva histórica'.
Leticia Hernández
18 abril 2017 14:15 Última actualización 18 abril 2017 17:7
CDMX

(Especial)

Una política fiscal contracíclica aportaría estabilidad a América Latina y reduciría los vaivenes económicos que la han marcado las últimas décadas. El ahorro público en tiempos de bonanza ayuda a enfrentar tiempos difíciles facilitando el acceso a financiamiento, señala el Banco Mundial.

“La mejor política fiscal es tratar de ahorrar en los buenos tiempos para poder pedir prestado en los malos tiempos”, señaló Carlos Végh. 

Durante la presentación del informe 'Contra viento y marea: Política fiscal en América Latina y el Caribe en una perspectiva histórica' del Banco Mundial, el economista explicó que la experiencia empírica demuestra que la mayoría de los problemas fiscales de los países en la región se debe a una falta de ahorro en los tiempos buenos y cuando llegan los tiempos malos, “lamentablemente es tarde”.

El economista en jefe para América Latina comentó que el informe argumenta que emplear una política fiscal contracíclica aportaría estabilidad en la región.

Una política fiscal contracíclica aportaría estabilidad en América Latina y reduciría los vaivenes económicos que la han marcado las últimas décadas, concluyó el Banco Mundial.

Esto, porque el ahorro público en tiempos de bonanza ayuda a enfrentar tiempos difíciles facilitando el acceso a financiamiento, agregó.

“La mejor política fiscal es tratar de ahorrar en los buenos tiempos para poder pedir prestado en los malos tiempos”, señaló Carlos Végh, economista en jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial.

Durante la presentación del informe 'Contra viento y marea: Política fiscal en América Latina y el Caribe en una perspectiva histórica' del Banco Mundial, el economista explicó que la experiencia empírica demuestra que la mayoría de los problemas fiscales de los países en la región se debe a una falta de ahorro en los tiempos buenos y cuando llegan los tiempos malos, “lamentablemente es tarde”.

En la presentación transmitida vía web desde Washington como parte de las Reuniones de Primavera del organismo junto con el Fondo Monetario Internacional (FMI), el economista en jefe para América Latina comentó que el informe argumenta que emplear una política fiscal contracíclica aportaría estabilidad en la región.

“Si se consiguiera emplear exitosamente este tipo de política, se ahorraría parte de los ingresos extraordinarios en tiempos de bonanza”, dijo.

El informe identifica como una generalidad en la región el deterioro de las cuentas fiscales. En 2016 el déficit medio para México, Centroamérica y el Caribe fue de 2.1 por ciento y para América del Sur fue de 5.2 por ciento.

Como resultado de esta acumulación de déficits fiscales, el volumen total de deuda creció con los años, alcanzando una deuda bruta promedio de 50 por ciento del PIB para la región en general y ésta delicada situación fiscal, limita en gran medida las opciones en materia de política macroeconómica y pública.

Que un país sea procíclico o contracíclico es clave para entender su comportamiento fiscal a lo largo del ciclo económico.

Si un país es contracíclico, entonces los déficits fiscales en tiempos difíciles pueden, en parte, deberse a un intento de estimular la economía mediante un gasto mayor o menores tasas impositivas.

CORRECCIÓN
Esta nota se ajustó porque en principio por error se habían atribuido al Banco Mundial pronósticos de crecimiento que no son del organismo, sino que son producto de un consenso de analistas.


Crecimiento económico

El estimado del consenso de analistas del mercado, un seguimiento mensual que hace el organismo internacional y no son proyecciones propias, indican que América Latina crecerá a una tasa de 1.5 por ciento en 2017 y hacia el 2018 su crecimiento será de 2.5 por ciento, luego de una desaceleración de seis años.

México va a crecer a una tasa cercana al 1.4 por ciento en 2017 y 2.0 por ciento en 2018.

Si bien se proyecta que la región continuará creciendo en el mediano plazo, este crecimiento sostenido está expuesto a varios factores externos que podrían entorpecer este avance.

Por un lado, muchos países de la región se verían afectados adversamente en el caso de una desaceleración China con la subsecuente caída en el precio de las materias primas. Por otro lado, un alza en las tasas de interés de la Fed podría causar depreciaciones en las monedas de la región con el consiguiente aumento en la inflación y quitándole espacio a los bancos centrales a bajar las tasas de política monetaria.

Otro factor adicional es el amenazante proteccionismo por parte de Estados Unidos, que podría ciertamente perjudicar a México y países centroamericanos.

: