Economía

Banco Mundial planea trabajar con el AIIB pese a negativa de EU

El Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura, fuertemente respaldado por China, que planea iniciar sus operaciones a finales de este año.
Reuters
07 abril 2015 14:14 Última actualización 07 abril 2015 14:36
Dólar

(Bloomberg)

WASHINGTON.- El Banco Mundial (BM) planea trabajar con el Banco Asiático de Inversiones en Infraestructura (AIIB, por sus siglas en inglés), que cuenta con el respaldo de China, para combatir la pobreza y financiar proyectos, dijo este martes Jim Yong Kim, jefe del BM.

Preocupado sobre la creciente influencia diplomática de China, Estados Unidos ha estado instando a los países a pensar dos veces en la idea de unirse al nuevo banco, argumentando que sus proyectos podrían no proteger adecuadamente el medio ambiente y a las personas.

Pero más de 50 países, entre ellos los aliados europeos de Estados Unidos Gran Bretaña, Francia y Alemania, se han apresurado a unirse a la iniciativa de China, un banco de infraestructura multilateral de 50 mil millones de dólares que otorgaría préstamos para realizar proyectos a países en Asia y que planea iniciar sus operaciones a finales de este año.

"Con los adecuados estándares medioambientales, laborales y de adquisición, el AIIB y el Nuevo Banco de Desarrollo, establecido por los países BRICS, tienen el potencial de convertirse en importantes nuevas fuerzas en el desarrollo económico de naciones pobres y mercados emergentes", dijo Kim en un discurso.

Los BRICS -Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica- también trabajan en una institución de desarrollo, aunque los socios enfrentan desacuerdos sobre el financiamiento y la administración.

"Si el Grupo Banco Mundial, otros bancos multilaterales, y estos nuevos bancos de desarrollo forman alianzas, trabajan en conjunto y apoyan el desarrollo (...) todos nos beneficiaremos, especialmente los pobres y más vulnerables", agregó Kim, quien fue nominado para dirigir el organismo que preside por Estados Unidos.

Kim aseguró que planea reunirse con funcionarios chinos la próxima semana durante las reuniones de la primavera boreal del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial para discutir la colaboración.