Economía

Banco de Inglaterra mantiene tasas de interés en el mínimo histórico

12 febrero 2014 4:46 Última actualización 06 junio 2013 11:42

[Bloomberg] 



Reuters
 
Londres.- El Banco de Inglaterra (BoE) decidió mantener sus tasas de interés en 0.5% y su programa de estímulo económico, tal y como esperaban los analistas, a la luz de recientes datos que sugieren que la recuperación está cobrando fuerza.
 
Al término de su reunión mensual, el Comité de Política Monetaria del BoE, presidido por última vez por Mervyn King, cuyo mandato como gobernador expira el 30 de junio, mantuvo sin cambios sus tipos de interés en su nivel más bajo en la historia del banco fundado en 1694.
 
Según analistas, el Banco de Inglaterra ha mantenido sin cambios las tasas de interés desde marzo de 2009, ante el panorama de incertidumbre económica que atraviesa este país.
 
Asimismo, el BoE acordó mantener su programa de estímulo económico, llamado "Alivio Cuantitativo", en el que ha invertido 375 mil millones de libras (unos 600 mil millones de dólares), pese a los llamados de aumentarlo por parte algunos miembros de la institución.
 
Tres de los 9 miembros del Comité de Política Monetaria del BoE, incluido Mervyn, se han manifestado a favor de incrementar en 25,000 millones de libras (unos 38,000 millones de dólares) el programa de "Alivio Cuantitativo" para ayudar a crecer a la economía británica.
 
Los analistas no esperan ningún cambio en la política monetaria hasta que el nuevo presidente del Banco de Inglaterra, Mark Carney, reemplace a Mervyn King, el 1 de julio próximo.
 
De este modo, King deja en manos de Carney, el actual gobernador del Banco de Canadá, la responsabilidad monetaria en la gestión de la crisis, incluyendo la posibilidad de adoptar medidas adicionales de estímulo.
 
La inflación de Reino Unido se situó en abril pasado en 2.4%, cuatro décimas menos que el mes anterior.
 
En tanto, el Producto Interno Bruto (PIB) experimentó en el primer trimestre de este año un crecimiento de 0.3% respecto a los 3 meses anteriores, permitiendo a la economía británica esquivar su tercera recesión en 5 años.