Economía

Banco Central chino inyecta más de 230,000 mdd antes del Año Nuevo

La entidad prestó el dinero a los bancos a través del instrumento a mediano plazo para proveer liquidez antes de la temporada de fiestas.
Reuters
01 febrero 2016 8:36 Última actualización 01 febrero 2016 8:36
yuan

El Banco Popular de China ha aumentado las operaciones en el mercado abierto. (Bloomberg)

El Banco Central chino inyectó 1.53 billones de yuanes (unos 232,590 millones de dólares) en liquidez antes de las festividades por el Año Nuevo Lunar para evitar una escasez de efectivo antes de la temporada de fiestas.

El banco central chino prestó 862,500 millones de yuanes a entidades financieras en enero a través de su instrumento de préstamos a mediano plazo, dijo este lunes a través de un comunicado.

Los préstamos a mediano plazo en circulación sumaban 1.28 billones de yuanes a fines de enero, lo que se compara con 665,800 millones de yuanes a fines de diciembre de 2015.

En forma separada, el Banco Central desembolsó 143,500 millones de yuanes en créditos suplementarios a bancos vinculados al Estado.

El Banco Popular de China (PBOC, por su sigla en inglés) ha aumentado las operaciones en el mercado abierto y ha usado en forma reiterada herramientas de préstamos a mediano y corto plazo para evitar la escasez del dinero en efectivo antes del año nuevo chino.

El economista jefe del PBOC, Ma Jun, dijo en enero que las inyecciones de liquidez antes del Año Nuevo Lunar podrían "implicar un sustituto para un recorte en los ratios de requisitos de reservas de los bancos".

El Banco Central de China ha recortado las tasas de interés seis veces desde noviembre de 2014 y redujo la cantidad de efectivo que los bancos deben mantener como reserva, pero dichas medidas han tenido un impacto limitado en el crecimiento económico.

Se esperan ampliamente más medidas de alivio en los próximos meses.

El crecimiento económico de China se desaceleró a un 6.8 por ciento en el cuarto trimestre, la tasa más débil desde la crisis financiera, lo que suma presión a un Gobierno que lucha por recuperar la confianza de los inversores.