Economía

Banca mexicana tiene las bases para seguir creciendo: Fitch

12 febrero 2014 5:4 Última actualización 18 abril 2013 18:10

[Bloomberg] Destacan que la banca mexicana logró mantener su rentabilidad y dejó atras todos los episodios de quebranto de carteras. 


Notimex
 
A pesar del entorno global de incertidumbre y volatilidad, las bases están sentadas para que la banca mexicana continúe con el crecimiento de dos dígitos en su cartera, atienda otros segmentos más allá del consumo y mantenga su rentabilidad, consideró Fitch México.

El director de Instituciones Financieras de esta empresa calificadora, Alejandro García García, destacó que la banca mexicana ha logrado mantener su rentabilidad y dejado atras todos los episodios de quebranto de carteras que tuvo que hacer durante la reciente crisis.

De hecho, refirió a Notimex, después de la reciente crisis, desde el 2011 los créditos han estado creciendo de manera vigorosa y sostenida a tasas de doble dígito.
"En general, los bancos están volviendo a tener niveles de rentabilidad razonablemente buenos aunque no tan excepcionalmente altos como lo fue antes de la crisis de 2008", destacó García García de cara a la 76 Convención Bancaria.

Y es que, de acuerdo con las últimas estadísticas de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), la ganancia neta acumulada de los bancos a febrero pasado se ubicó en 23,000 millones de pesos, lo que equivalió al 26.4% del resultado neto acumulado al cierre de 2012 por 87,000 millones de pesos.

En tanto que la cartera de crédito total presentó un incremento de 12.7% en relación con el monto observado en el febrero de 2012, para ubicarse en  2,761,000 millones de pesos.

De ahí, subrayó, lo que se está jugando en el contexto local, en donde parece haber buenas expectativas para el desempeño económico y la aprobación de algunas reformas, "es que las bases están sentadas para que la banca siga creciendo en la colocación de crédito a tasas de doble dígito".

Ello, agregó, comprueba que dado la base relativamente baja de crédito de la que está partiéndose en México -con una penetración de 25% respecto al Producto Interno Bruto- es sostenible y no representa un riesgo significativo para la banca.

Obviamente, dijo, los retos principales que hay en el ambiente están en el contexto global, toda vez que la situación en Europa no pinta para tener una mejora sustancial en el futuro previsible, mientras que Estados Unidos está razonablemente bien pero tampoco nada espectacular y con algunos altibajos en sus indicadores.

"En general el mundo en si enfrenta diversos retos económicos y políticos que digamos seguirán siendo un foco amarillo para que el sistema financiero mexicano esté atento a esas cuestiones", advirtió el director de Instituciones Financieras de Fitch México.

No obstante, refirió que se ve un buen desarrollado del mercado local para que siga dándose un crecimiento del sistema financiero en su conjunto, no solamente de los bancos, ya que México a diferencia de otros países, los intermediarios financieros no bancarios también juegan un rol muy importante previendo servicios sobre todo en ciertos segmentos y regiones en donde la banca no tiene una presencia tan sólida.

Señaló que la tasa de intermediación del 25% del PIB en México, se compara desfavorablemente respecto al poco más de 50% en Brasil y poco más del 60% de Chile, sin tomar en cuenta a las economías desarrolladas.

Así, dijo, se está todavía lejos y con espacio de seguir desarrollándose, lo que da oportunidad a que el sector bancario siga creciendo de manera orgánica, al tener la capacidad, el reto y la voluntad de seguir creciendo.

Sin embargo, puntualizó, alguna de las razones que explica el porqué la tasa de intermediación es tan baja es precisamente por el hecho de que la cartera de crédito de los bancos por si misma está muy concentrada en tres grandes rubros y que son consumo (tarjetas de crédito y/o préstamos personales), comerciales y corporativos, así como sector público.

De ahí, que el gran hueco, la gran tarea pendiente es apoyar el segmento de las pequeñas y medianas empresas (Pymes) que contribuyen de gran manera al PIB y el empleo del país, resaltó García García.

Entonces claramente la banca tiene la capacidad de hacerlo y lo está haciendo de manera gradual pero ciertamente hay otros intermediarios financieros no bancarios especializados en ciertos sectores económicos, industrias y regiones que han demostrado ser muy buenos financiando a estos productores en nichos específicos, subrayó.