Economía

Banca gana terreno en crédito hipotecario en México

12 febrero 2014 5:35 Última actualización 07 abril 2013 17:14

 [Cuartoscuro] El crecimiento anual promedio en el monto de financiamiento ha sido de 12.8% real, señala BBVA Research. 



Notimex
 
La "mano que mece la cuna" en el mercado hipotecario en México ha sido la banca en los últimos años, ante el monto total de financiamiento que ha destinado para la adquisición de una vivienda, de acuerdo con BBVA Research.
 
Expone que cuando se habla del sector hipotecario y de la vivienda en México se piensa sobre todo en la actividad realizada por el Infonavit y Fovissste, que ciertamente aportan el mayor volumen de hipotecas, más no así en términos del monto total de financiamiento.
 
En un análisis, refiere que medida a través de su participación en el financiamiento hipotecario, la banca ha ganado importancia en forma significativa en los últimos años.
 
Refiere que mientras a finales de 2009 aportó 29.6 por ciento del monto total de financiamiento otorgado a través del sistema financiero, al cierre de 2012 dicha participación alcanzó 37 por ciento.
 
Reconoce que durante este periodo se combinaron distintos factores que contribuyen a explicar el incremento, como una menor participación de las Sofoles.
 
Asimismo, los institutos de vivienda han reducido su colocación de créditos en el periodo, de 547 mil en 2009 a 486 mil en 2012; en consecuencia, el monto total de financiamiento por estas entidades pasó de 151 mil millones a 142 mil millones de pesos, a precios constantes.
 
Sin embargo, subraya, ninguno de estos dos elementos minimiza el aumento de la actividad de la banca en los últimos años, toda vez que desde el segundo semestre de 2010 y hasta febrero pasado el ritmo de crecimiento anual promedio en el monto de financiamiento ha sido de 12.8 por ciento real, de 57 mil millones a 83 mil millones de pesos.
 
Así, aclara, este crecimiento no se justifica porque la banca ocupe el espacio que dejaron las Sofoles, ya que éstas atendían a segmentos de ingreso medio bajo; en cambio la actividad de la banca ha crecido no sólo en el número de créditos otorgados sino especialmente en el monto promedio de cada hipoteca, que pasó de 726 mil pesos en 2009, a 996 mil a febrero pasado.
 
En su opinión, el crecimiento en la actividad hipotecaria de la banca responde, por un lado, a la disponibilidad de financiamiento o la oferta de crédito, ya que la competencia entre estas instituciones da lugar a condiciones de financiamiento con tasas cada vez más bajas, y actualmente en sus niveles mínimos.
 
No obstante, la demanda de crédito es el factor más importante, la que se ha mantenido sólida debido no sólo a la mejoría en las condiciones de crédito, sino también al aumento en el empleo, al crecer entre 2011 y 2012 a un ritmo de 4.5 por ciento, cuando la economía en general lo hizo a 3.9 por ciento.
 
Más aún, destaca, las perspectivas para el mercado siguen siendo favorables dado que, primero, las tasas de interés se mantienen estables y con tendencia a la baja (ante la perspectiva de una mejora en la calificación de la deuda soberana por parte de las agencias calificadoras).
 
Segundo, la actividad económica se mantiene al alza, tanto por el fortalecimiento del mercado interno como por una mayor integración industrial entre México y Estados Unidos, así como al hecho de que la calidad de la cartera hipotecaria se mantiene contenida, por debajo de 3.5 por ciento.
 
Para BBVA Research, el crecimiento de la actividad hipotecaria en los últimos años se ha centrado también en segmentos no directamente vinculados a los programas de apoyo por parte del gobierno, y tampoco representan el mercado principal de los constructores de vivienda más importantes.
 
De ahí, subraya, son los constructores medianos y pequeños los que más participan en el mercado de los segmentos medio y alto.
 
Considera que el programa de garantías impulsado por el gobierno federal, a través de la Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), podría incluso fortalecer aún más a estos constructores, quienes quizás cuenten con un historial relativamente corto con la banca y este programa mejora su perfil crediticio.
 
Esto al final podría resultar muy favorable para el mercado en general, al generar una oferta especializada más fuerte y con mayor capacidad para atender en forma oportuna las necesidades y tendencias de la demanda, destaca.