Economía

Banca de desarrollo podría moderar crecimiento: Fitch

La mayoría de las instituciones muestran presiones leves en su capital regulatorio, con excepción de Banobras, porque no han podido compensar su crecimiento crediticio con una generación mayor de capital interno, señaló la calificadora.
Letica Hernández
13 noviembre 2015 12:10 Última actualización 13 noviembre 2015 12:28
Peso (Bloomberg)

Peso (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El crecimiento de la banca de desarrollo en México podría moderarse en los próximos años, a menos que el gobierno brinde recursos, advierte la calificadora Fitch Ratings.

En el reporte “Panorama de la Banca de Desarrollo en México”, la calificadora expone como punto de atención el que la mayoría de las instituciones muestran presiones leves en su capital regulatorio, con excepción de Banobras, porque no han podido compensar su crecimiento crediticio con una generación mayor de cdapital interno.

En general, las entidades han mantenido límites satisfactorios sobre el mínimo regulatorio de 10.5 por ciento en el Indice de Capital Regulatorio.


Este sector es crucial para aumentar la penetración bancaria en el país en su rol de facilitadores de crédito e intermediadores financieros, destaca la agencia calificadora.

En el primer semestre del 2015, Banobras fue responsable del 46 por ciento de todos los préstamos otorgados por la banca de desarrollo en México, seguido por Nacional Financiera (Nafin), con 21 por ciento, y Bancomext, que otorgó 19 por ciento.

El sector goza de un bajo nivel de vencimiento de préstamos, de 4 por ciento promedio en los últimos tres años y si se excluye a Sociedad Hipotecaria Federal (SHF), el nivel es de 0.73 por ciento.

La calidad de activos deriva de sus créditos indirectos mediante intermediarios financieros, la banca de segundo piso, excepto Banjército y Bansefi, que conceden préstamos directos. Así que este indicador no es preocupación para Fitch, aunque la mora puede deteriorarse moderadamente conforme los préstamos maduren y sigan creciendo, en especial los de primer piso.

Sólo SHF tiene índices de morosidad superiores a 24.3 por ciento, ya que absorbió los préstamos hipotecarios en mora tras la crisis de 2008.

Respecto a la rentabilidad, ésta mantiene métricas modestas pero según la calificadora, no es su principal objetivo, sino la autosuficiencia y un desempeño saludable.