Economía

Bajos precios del crudo amenazan inversiones: BM

El Banco Mundial advirtió que los bajos precios del crudo
ponen en riesgo las inversiones en proyectos en fuentes no convencionales de crudo, como petróleo de esquisto, arenas bituminosas o en aguas profundas, en países como México, Brasil y Estados Unidos.
Leticia Hernández
08 enero 2015 0:2 Última actualización 08 enero 2015 5:5
Petróleo

Los bajos precios del crudo ponen en riesgo las inversiones en el sector, advierte el Banco Mundial. (Reuters)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los bajos precios del crudo ponen en riesgo los proyectos de inversión en el sector en países como México, advirtió el Banco Mundial (BM).

En su último reporte de ‘Perspectivas Económicas Mundiales’, el organismo indicó que la baja que muestra la cotización del petróleo representa desafíos importantes para los principales exportadores, los cuales sufrirían impactos adversos al debilitarse las perspectivas de crecimiento y su posición fiscal y externa.

Además alertó que los bajos precios ponen en riesgo proyectos de inversión en fuentes no convencionales de crudo, como petróleo de esquisto, arenas bituminosas o en aguas profundas, especialmente en países como México, Brasil, Canadá y Estados Unidos.


“En los países exportadores, esta baja aguda es un recordatorio de las importantes vulnerabilidades inherentes a la actividad económica altamente concentrada y de la necesidad de revitalizar las gestiones de diversificación a mediano y largo plazo”, mencionó Ayhan Kose, director del Grupo de Perspectivas de Desarrollo del BM.

FAVORECE CAÍDA A IMPORTADORES

El organismo espera que los precios del crudo se mantengan bajos en el presente año, lo que propiciará cambios importantes en el ingreso de los países exportadores e importadores. Para estos últimos, una menor cotización contribuye al crecimiento y reduce las presiones fiscales, inflacionarias y externas.

El BM considera que los bajos precios del crudo en 2015 y 2016 implicarán un impacto en la inflación con la expectativa de que sea temporal, desapareciendo el efecto a finales del 2016.
Por otra parte indicó que el declive en los precios reduce la necesidad de subsidios y representa una oportunidad para una reforma a esos gastos con un limitado impacto en los consumidores.