Economía

Trump, dólar y PIB bajo pegarán a las empresas

La agencia estima que los riesgos para las empresas en el país dependerán del éxito que tengan las propuestas de Donald Trump.
Jassiel Valdelamar
12 enero 2017 16:6 Última actualización 13 enero 2017 5:5
Empresas acordaron con sus trabajadores el pago del aguinaldo

Empresas acordaron con sus trabajadores el pago del aguinaldo

Las empresas mexicanas enfrentarán este año riesgos que afectarán su desempeño operativo y financiero derivado de un elevado tipo de cambio, del aumento de la inflación y de las tasas de interés, del retraso de la inversión extranjera directa y de un bajo crecimiento económico doméstico.

De acuerdo con un análisis de la calificadora Moody’s, la magnitud de los riesgos para las empresas mexicanas depende del éxito que tengan las propuestas de Donald Trump en cuanto a las políticas comerciales, como la renegociación del TLCAN y la imposición de aranceles a la importación.

“Cualquier cambio en el TLCAN perjudicaría a los exportadores mexicanos, mientras que el flujo de las remesas a México de los inmigrantes podría disminuir bajo la nueva administración estadounidense”.

FOCOS
Freno. El consumo sufrirá con más inflación y un bajo PIB y el desempleo crecería si hay despidos para compensar los mayores costos.

Efecto. No se espera un impacto significativo para las empresas de consumo o minoristas ante una caída de las remesas.

Atractivo. Las firmas del sector hotelero serán las que más se beneficiarán de la depreciación del peso, sobre todo en los destinos costeros.



Asimismo, Moody’s prevé que el bajo crecimiento del PIB afectará a los sectores cuyos ingresos se correlacionan con la actividad económica de México como las telecomunicaciones y la construcción.

“Empresas que obtienen ingresos tanto dentro como fuera de México, como Coca Cola FEMSA, América Móvil y Grupo Bimbo, pueden proteger sus métricas de crédito más fácilmente que las empresas que dependen principalmente de clientes mexicanos, como Televisa y los constructores”, dijo.

En tanto, un mayor tipo de cambio eleva los precios de las importaciones y los costos operativos y de capital de las firmas de segmentos como el petróleo y el gas y de algunos que consumen materias primas y equipos importados.

“En tales casos, esperamos que un volátil tipo de cambio aumente los gastos y costos, agotando sus márgenes operativos y flujo de caja libre”, señaló.

Para algunas compañías grandes y diversificadas de bienes de consumo, como Bimbo y Sigma, su gran porción de ingresos en dólares o en euros reduce los impactos potenciales de la depreciación del peso sobre su deuda y sus costos en dólares.

Moody’s expone que un peso más débil beneficia a empresas mineras, químicas y de hospedaje y es moderadamente negativo para el sector construcción.