Economía

Bajas tasas hipotecarias, temporales y para ciertos usuarios

10 febrero 2014 4:58 Última actualización 11 agosto 2013 13:14

 [Bloomberg] 


 
Notimex
 
La actual oferta de tasas de interés en los créditos hipotecarios no llegó para quedarse y además está acotada a cierto tipo de clientes, por lo que sólo uno de cada 10 solicitantes accedería a las condiciones del mercado, estimaron representantes de instituciones financieras.


Advirtieron en entrevista que aspectos como el prepago sin penalización, los gastos inherentes, el Costo Anual Total (CAT) y la comparación son factores fundamentales a la hora de contratar este tipo de préstamos con las instituciones, más allá de la tasa de interés nominal.


El director de Estrategia Comercial de Crédito Hipotecario de Banamex, Carlos Arellano, explicó que las tasas de 8.0 a 9.0 por ciento ofrecidas en el crédito hipotecario obedecen a una coyuntura del mercado.


Y es que, señaló, se ha dado una inercia de baja de tasa de interés en el fondeo de largo plazo, lo cual ayuda a ofrecer un mejor producto al cliente.


El director de Crédito Hipotecario de HSBC México, Fabricio Parada, argumentó a su vez que el comportamiento de este mercado depende mucho de los factores macroeconómicos del país, pero sobre todo de los de Estados Unidos.


Un ejemplo de ello, dijo, han sido las declaraciones del presidente de la Reserva Federal (Fed) estadounidense, Ben Bernanke, sobre una posible disminución paulatina en el monto de la compra de bonos, que llevó a un aumento en las tasas de fondeo de largo plazo.


No obstante, comentó, tasas en niveles de 10 a 11 por ciento podrían mantenerse hasta 2014, más aún cuando son réditos que se han tenido desde el año pasado pese a los periodos observados de volatilidad.


A decir de Isidoro Sánchez Espejel, director corporativo Hipotecario de Banorte, no se sabe cuánto tiempo puedan durar las tasas en este nivel o la oferta, porque el costo del dinero se mueve en función de las condiciones y lo que pasa en los mercados local e internacional.


México tiene muchas condiciones de ventaja en el contexto internacional, como certeza y estabilidad económica, pero sigue con un costo de riesgo país más alto que muchas naciones europeas y del mismo Estados Unidos, refirió.


Por ello, subrayó, las condiciones actuales, ya sea tasas de 8.0 a 9.0 por ciento o de 10 a 11 por ciento, son inmejorables, por lo que está descartada la posibilidad de una baja mayor de los mínimos actuales.


Bajo este panorama, el director de Banca Hipotecaria de BBVA Bancomer, Gonzalo Palafox Rebolledo, consideró que el comportamiento de las tasas por parte de algunos bancos se pueda catalogar como una "guerra", sino más bien es mercadotecnia.


En su opinión, la realidad es que la colocación en volumen de créditos de la banca no está en esos niveles de tasa de interés, lo que se revela cuando se revisan las características específicas y el segmento que atiende cada banco para ofrecer esas condiciones de crédito.


Es decir, precisó, lo que hizo la banca fue ampliar el anaquel a un segmento de la población que no representa el mayor volumen, por lo que se estima que no más de 10 a 15 por ciento de la producción de los créditos tendría susceptibilidad de acceder a esas tasas.


"Es una estrategia de mercadotecnia, de atracción, aclaro muy buena, y por eso no es una guerra de tasas", manifiestó.


Bajo este panorama, José Antonio Alonso Mendivil, director general adjunto de Estrategia Comercial de Santander México, aseguró que más allá de la tasa nominal o de oferta, hay factores igual de importantes a considerar a la hora de contratar un préstamo hipotecario.


Entre éstos, destacó la posibilidad de prepago sin penalización, y es que, dijo, son muy pocas las hipotecas que llegan a término, ya que el promedio de vida de un préstamo de este tipo es de 11 años, gracias a recursos extraordinarios como bonos y aguinaldos.


Otros elementos a considerar al adquirir una propiedad son los gastos inherentes, como el del notario, los seguros, las comisiones y los gastos de instalaciones de la nueva vivienda, así como comparar las ofertas del mercado a través del enganche y el CAT.