Economía

Avanza a paso lento y parcial la reforma laboral

12 febrero 2014 4:19 Última actualización 17 junio 2013 6:25

[Bloomberg] 


 
 
Zenyazen Flores
 

La reforma laboral registra un avance lento y parcial en su aplicación. Por un lado, las actualizaciones de los reglamentos que debían estar listos a los 6 meses de que entró en vigor la reformada Ley Federal del Trabajo (LFT), es decir, antes de mayo de este año, están en calidad de “borradores concluidos” y los que van más avanzados falta que sean aprobados por la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (Cofemer) y que se analice su impacto presupuestario.
 
Y por otra parte, el progreso de la impartición de justicia laboral está en un periodo de “coexistencia”, ya que todos los juicios que se hayan iniciado con el marco laboral anterior tendrán que agotarse conforme a esos ordenamientos.
 
Además, no hay registros que evidencien una generación de empleos por parte de las empresas, raíz de la reforma laboral.
 
Autoridades de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social STPS) señalaron a EL FINANCIERO que hay “borradores”, en al menos 5 reglamentos, que debían estar publicados en un plazo de 6 meses, de acuerdo con los artículos transitorios del decreto por el que reforma la LFT, y que entró en vigor el 1 de diciembre de 2012.
 
Se trata de reglamentos relacionados con:la seguridad y salud en el trabajocon la inspección laboralcon el pago de PTU (Participación de los Trabajadores en las Utilidades)con el funcionamiento de la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajador (Profedet)y de la Junta Federal de Conciliación y Arbitraje (JFCA)
 
Los mayores atrasos se presentan en la actualización del reglamento interno de la STPS, en los relacionados con las agencias de colocación de empleo y en los que se establecen las bases para profesionalizar al personal de la JFCA.
 
La STPS descartó la creación de un reglamento específico para regular la subcontratación, a pesar de que ha sido una demanda constante de las firmas de recursos humanos para contratar con “certeza jurídica” y para que los trabajadores conozcan quién será su patrón para efecto de diversas prestaciones.
 
El retraso en los diversos reglamentos de la reforma laboral preocupa a los actores del mundo laboral, pues aunque admiten avances en la actualización de la reglamentación, “empresas y sindicatos están esperando el marco jurídico para poder aplicar al 100% la reforma”, coinciden José Luis Carazo, representante del sector obrero ante el Seguro Social y la Comisión Nacional de Salarios Mínimos (Conasami), y Mónica Flores, directora general de Manpower Latinoamérica.
 
En cuanto al progreso de la impartición de justicia laboral, Jorge Sales Boyoli, socio fundador del Bufete Sales Boyoli, comenta que “sería prematuro e injusto hacer un balance, ya que estamos en un periodo de coexistencia de las dos leyes. Todos los juicios que hayan iniciado con ley anterior tendrán que agotarse conforme al marco anterior”.
 
En materia de empleo, la directora de Manpower señaló que “no puede haber datos (de generación de empleos), porque deben pasar muchas cosas más, como la reforma fiscal para disminuir la informalidad
y la educativa para generar el pull de talento que necesitan las empresas.
 
“(Además), falta claridad en los lineamientos, por lo que no hay registros donde se diga que hay creación de empleos porque entró la reforma laboral”.
 
En un balance preliminar de la nueva LFT, en el documento “Reforma laboral, desarrollo incluyente e igualdad en México”, publicado por la sede subregional de la Cepal en México, Graciela Bensunsan, sostiene que “predominó un enfoque orientado por la ilusión de que la flexibilidad laboral sería el remedio para crear nuevos empleos, pero lo más probable es que esta reforma no genere cambios significativos en la cantidad o calidad de los empleos”.