Economía

Autoridades financieras van por el mercado
de derivados

Las reglas para este mercado, que mueve diariamente en promedio el equivalente a 7.9 por ciento del PIB nacional, están pendientes de publicarse en el Diario Oficial de la Federación; se pretende la detección oportuna de problemas en el sistema financiero.
Clara Zepeda
20 marzo 2014 23:23 Última actualización 21 marzo 2014 5:0
Etiquetas
[Cemex espera concretar la alianza a finales de este año. / Bloomberg / Archivo] 

Cemex, una de las compañías que apostaron por instrumentos financieros derivados fuera del mercado./(Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El Banco de México, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, así como la Comisión Nacional Bancaria y de Valores tratan de reducir la probabilidad de un riesgo sistémico o de una crisis bancaria con la nueva regulación al mercado de derivados que está pendiente a publicarse en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Dicho mercado, que opera por fuera de bolsa, mueve diariamente en promedio el equivalente a 7.9 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) nacional.

Tras poco menos de seis años de que la regulación laxa en el mercado de derivados over the counter (OTC) contribuyera al desencadenamiento de la crisis financiera internacional, y de que corporativos mexicanos como Comercial Mexicana, Vitro, Gruma, Cemex, Grupo Industrial Saltillo, Alfa, apostaran a contratar instrumentos financieros derivados fuera del mercado y estuvieran cerca de perderlo todo, las autoridades financieras mexicanas intentan meter en cintura a los derivados extrabursátiles.

Para ello se establecerá una plataforma organizada y transparente donde se podrá negociar y liquidar derivados OTC, a fin de garantizar el cumplimiento de las contrapartes, mediante garantías similares a las que existen en el mercado listado como el Mercado Mexicano de Derivados (MexDer), cuya reglamentación ya pasó por la Comisión Federal para la Mejora Regulatoria (Cofemer).

La reglamentación está pendiente para ser publicada en el órgano oficial de difusión del gobierno federal para entrar en vigor.

LECCIONES Y APRENDIZAJE

La Secretaría de Hacienda afirma que no se han presentado casos de incumplimiento en el mercado listado; no obstante, existen algunas empresas que sí han presentado incumplimiento en el mercado de derivados.

Previo a la quiebra de Lehman Brothers en septiembre de 2008, algunas empresas mexicanas, pero también de otras nacionalidades, aprovecharon las buenas condiciones del mercado de cambios (el superpeso de entre 9 y 10 pesos por dólar), para adquirir instrumentos derivados que resultaban atractivos en un contexto de poca volatilidad por su bajo precio y las ganancias que arrojaban.

Pero al detonar la crisis, el ajuste estructural observado en el precio y la volatilidad de los activos financieros generaron cuantiosas pérdidas a los poseedores de dichos productos.

El caso de Comercial Mexicana, fue el más representativo de estas empresas con pérdidas en derivados por cerca de mil 80 millones de dólares.

MITIGAR RIESGO

La Cofemer dictaminó favorablemente, luego de pedir a las autoridades una ampliación al proyecto original, de las llamadas “reglas tripartitas” que habrán de sujetarse los participantes de contratos de derivados, en el marco de los acuerdos del G-20 en 2009, sólo se espera su publicación en el DOF.

De acuerdo con Julio César Rocha, coordinador general de Mejora Regulatoria Sectorial de la Cofemer, la negociación de derivados a través de Bolsa aumentaría la transparencia en la formación de precios, lo cual a su vez se traduciría en mejores precios para los clientes finales.

“La operación en un mercado organizado permitirá reducir el riesgo de contraparte y, por consiguiente, mitigar el riesgo sistémico", comentó.

Desde la perspectiva de una institución bancaria, el realizar operaciones en bolsa permite reducir el riesgo de crédito asociado a un eventual incumplimiento de las contrapartes con las que opera en los mercados OTC”, detalla el funcionario de la Cofemer.

COSTOS ECONÓMICOS

Las autoridades financieras aseguran que con esta reforma se reduce la probabilidad de que el mercado de derivados actúe como canal de contagio en el sistema financiero; de no existir esta reducción en el riesgo sistémico y ante la materialización de un incumplimiento de una contraparte, estas dependencias tendrían que intervenir para frenar el contagio en el sistema bancario.

Ello podría implicar el uso y la inyección de recursos en el sistema bancario mexicano y derivarse en una crisis financiera si existe una merma considerable en la confianza del público y los mercados, señalan expertos.

La evidencia histórica muestra, asevera la Secretaría de Hacienda, que las crisis bancarias tienen un alto costo en términos de reducción en la actividad económica, recursos fiscales y aumento del déficit público.

El monto de operaciones OTC promedio diario en los últimos 12 meses, incluyendo operaciones Forwards y Swaps, asciende a un billón 319 mil 359 millones de pesos, que equivale a 7.9 por ciento del PIB, por lo que dicho monto se considera como el nivel de exposición del riesgo.

Asumiendo que la pérdida esperada será el beneficio del OTC, éste sería de 46 mil 177.6 millones de pesos.

La Cofemer considera que esta regulación permitirá el desarrollo del sistema financiero, toda vez que ayudará a reducir los riesgos a los que está expuesto el mercado OTC, como son la falta de liquidez y se homologa la regulación con las prácticas internacionales.

Instrumentos cotizados en el Mercado de Derivados