Economía

Aún es complicada la captación de ahorro voluntario

10 febrero 2014 4:14 Última actualización 09 septiembre 2013 5:2

 [Carlos Noriega, presidente de la AMAFORE señala que persisten retos a vencer / Braulio Tenorio / El Financiero]




Adriana Rodríguez Canales
 
 
La carga administrativa que representa para empresas, la complejidad para realizar retiros, la falta de mecanismos de depósito y el desconocimiento en general sobre cómo funciona el Sistema de Ahorro para el Retiro (SAR) siguen complicando la captación de ahorro voluntario, trascendental para que los trabajadores puedan obtener una tasa de retorno más atractiva que la que garantizan sus aportaciones obligatorias.
 
 
El presidente de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore), Carlos Noriega, señaló que hoy en día existe una regulación adecuada para que el sector pueda promover el ahorro voluntario, pero aún hay muchos retos a vencer tanto con los trabajadores que aportan obligatoriamente al sistema, como con las personas que se desempeñan dentro de la economía informal.
 
 
Hoy en día, las empresas no promueven e incluso hacen caso omiso a las solicitudes de los trabajadores de domiciliar el ahorro voluntario debido a la carga administrativa que representa para éstas; y las administradoras de fondos para el retiro (Afores) aún no generan un mecanismo más eficiente para eliminar dicha carga.
 
 
Además, en muchas ocasiones para poder hacer el depósito o retiro de recursos, el trabajador tiene que trasladarse hasta la alguna sucursal del su Afore, o es obligatorio que tenga una cuenta bancaria para poder hacer el movimiento. Incluso hay Afores que no cuentan con una Siefore (sociedad de inversión especializada de fondos para el retiro) específica para el ahorro voluntario.
 
 
 
Noriega señaló que una de las prioridades que tiene al frente de la Amafore es apoyar a las instituciones a generar mecanismos de promoción y de captación del ahorro voluntario –como la utilización de telefonía móvil-, pero recalcó que no será una problemática que se resuelva en el corto plazo.
 
 
La Amafore estará implementando una campaña de comunicación que buscará concientizar a la población, en primer lugar, sobre la necesidad de ahorrar para el retiro, y en un segundo nivel, sobre las aportaciones voluntarias y como éstas pueden mejorar la tasa de retorno.
 
 
Además buscarán promover los beneficios fiscales que trae consigo el ahorro voluntario; y beneficios adicionales de ahorrar a través de la Afore y no en mecanismos informales.
 
 
Sobre los trabajadores informales, Noriega comentó que también es necesario involucrarlos en la cotización voluntaria, y hacerlos partícipes de los beneficios de la seguridad social, o de lo contrario será difícil que sigan viendo al ahorro para el retiro como una retención innecesaria de recursos cuando podrían utilizarse para resolver problemáticas inmediatas.
 
 
“En los 16 años del SAR, la instituciones se han preocupado mucho en fortalecerse y consolidarse en el mercado, y en diversificar sus inversiones; pero durante estos años, ya tenemos trabajadores que han rebasado la mitad de las semanas cotizadas requeridas para jubilarse, y es necesario que nos pongamos a analizar cómo vamos a responder cuando esto suceda”, advirtió.
 
 
“La legislación tampoco es muy específica sobre cómo se determinarán los pagos programados, y ésta es un pendiente normativa que debemos ir esclareciendo”, agregó.
 
 
Actualmente, de los casi dos billones de pesos en activos que maneja el SAR, 24 mil millones corresponden a ahorro voluntario; y aunque año con año registra crecimiento, sigue siendo bajo como para ofrecerle a los trabajadores tasas de retorno superiores a 30 por ciento.