Economía

Aumenta optimismo sobre crecimiento
de China

Pese a la elevada deuda y al pleito entre China y Donald Trump sobre el comercio y Taiwán, el optimismo sobre las perspectivas de crecimiento aumentan por el estímulo y las perspectivas de una mayor demanda mundial.
Bloomberg
18 diciembre 2016 22:2 Última actualización 19 diciembre 2016 5:0
Sector Inomiliario

A lo largo de los últimos 2 años el consumo de los hogares se ha mantenido pese a la severa debilidad de algunas partes de la economía, especialmente el estado inmobiliario y la industria pesada. (Archivo)

Mientras los líderes chinos se reunieron en Pekín para diseñar planes económicos y políticas para 2017, el optimismo acerca de las perspectivas de crecimiento aumenta, gracias al estímulo y a las perspectivas de una mayor demanda mundial.

Los economistas aumentaron sus estimaciones de crecimiento del primer trimestre al 6.6 por ciento, desde el 6.5 por ciento un mes antes, según un sondeo de Bloomberg. Los pronósticos para la expansión total de 2016 han subido al 6.7 por ciento desde el 6.6 por ciento de septiembre, mientras que las proyecciones para 2017 crecieron a 6.4 por ciento desde el 6.3 por ciento a lo largo del periodo.

El cambio de ánimo desde enero, cuando el aumento de las salidas de capital y un yuan en caída recorrieron los mercados mundiales, llega en el mejor momento para los líderes que se reunieron la semana pasada en Pekín para discutir asuntos desde los objetivos de crecimiento al estímulo de un mayor consumo. Aún quedan amenazas a su objetivo de mantener la rápida expansión ante un congreso del partido crucial que se celebrará a finales del próximo año, como una deuda creciente y la confrontación con el presidente electo Donald Trump sobre el comercio y Taiwán.

“La actividad se ha estabilizado, apoyada por el repunte del mercado inmobiliario y el gasto fiscal en inversión de infraestructura, mientras que los precios se han recuperado como resultado de recortes más enérgicos a la sobrecapacidad”, explicó Julia Wang, economista en HSBC HoldingsPlc en Hong Kong. “En los últimos meses empezamos a detectar algunos impactos positivos de segunda vuelta, mientras que los beneficios de los negocios repuntan”.

La Conferencia de Trabajo Económico Central anual del país acabó el viernes pasado en Pekín, tras discusiones que incluyeron planes para el recorte del exceso de capacidad industrial, una mayor apertura de la economía, y trabajo para atraer la inversión extranjera.

El presidente Xi Jinping ha declarado que está seguro de que China alcanzará sus principales objetivos económicos y sociales este año. Con la inversión estatal en alza, las exportaciones apoyadas por un yuan debilitado y las ventas al por menor en aumento, la expansión va a buen ritmo rumbo al objetivo anual de entre el 65 y el 7 por ciento.

“A lo largo de los últimos dos años el consumo de los hogares se ha mantenido pese a la severa debilidad de algunas partes de la economía, especialmente el estado inmobiliario y la industria pesada”, declaró James Laurenceson, director adjunto del Instituto de Relaciones Australia-China de la Universidad de Tecnología de Sídney. “Ante una clara evidencia de que estas áreas que atravesaban una época de debilidad funcionan mejor, es bastante difícil ser pesimista sobre 2017”.