Economía

Argentinos invierten a tasa negativa

Ante la crítica situación económica que padece Argentina, el gobierno anunció que recortaría el acceso al mercado de futuros, que pasó a ser una manera popular de cubrirse contra la caída de la moneda.
Bloomberg
08 noviembre 2015 22:14 Última actualización 09 noviembre 2015 5:0
Macri.

El candidato Macri prometió que eliminará los controles. (El Financiero)

Los inversores en Argentina se están quedando sin lugares para ocultarse de la amenazadora devaluación del peso.

Esta semana, sin ir más lejos, el gobierno dijo que recortaría el acceso al mercado de futuros, que pasó a ser una manera popular de cubrirse contra la caída de la moneda.

Al quedar pocas opciones, los inversores profesionales están haciendo ahora lo que antes era impensable: comprar bonos atados al dólar con rendimientos que se aproximan a un 20 por ciento negativo. En tiempos normales, los títulos prácticamente garantizarían grandes pérdidas. Pero en Argentina, en este momento, resulta absolutamente lógico. Esto se debe a que más allá de quién gane la segunda vuelta de la elección el 22 de noviembre, el próximo presidente deberá devaluar el peso, que es más fuerte que nunca en comparación con sus socios comerciales en más de un decenio.

“Destruyeron el mercado local de futuros”, dijo Rafael Di Giorno, director en Proficio Investment SA. “De modo que si una empresa tiene que cubrirse, puede hacerlo con bonos atados al dólar”.

La deuda se compra en pesos y se paga al tipo oficial en dólares estadounidenses al vencimiento, de modo que si hay una devaluación –a la cual los operadores apuestan- los inversores están a salvo.

Es un ejemplo más de las distorsiones que está creando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su intento de defender el peso en medio de encuestas que muestran al candidato presidencial respaldado por el gobierno por detrás de su opositor favorable al mercado en vísperas de la segunda vuelta electoral. Los controles de capitales hicieron que proliferaran múltiples tipos de cambio en el mercado negro y dejaron a compañías e inversores varados con efectivo acumulado sin poder salir de una economía que sufre una inflación galopante.

El tipo de cambio oficial es manejado a través de una paridad móvil en 9.59 pesos por dólar, los contratos de futuros no entregables en Nueva York demuestran que los inversores están apostando a una devaluación hasta 15.34 para febrero y 17.90 en un año.

El candidato de la oposición, Mauricio Macri, ha prometido que si gana la elección eliminará los controles y dejará que el peso flote en tanto Daniel Scioli, del partido gobernante, promete realizar reformas económicas graduales.