Economía

Argentina, sin acuerdo con holdouts; default es inminente

Axel Kicillof, ministro de Economía, informó que no se pudo concretar ningún acuerdo con los' fondos buitre', por lo que no fue posible cumplir con la sentencia de un tribunal de EU de pagar
a sus acreedores; técnicamente, Argentina habría caído ya en un incumplimiento de pago.
Clara Zepeda
30 julio 2014 18:30 Última actualización 30 julio 2014 20:20
Axel Kicilloff

Argentina no llegó a acuerdo con fondos buitre, anunció Axel Kicilloff, ministro de Economía. (Reuters)

El gobierno de Argentina no alcanzó este miércoles un acuerdo con los fondos “buitre” debido a que se rehúsa a pagar más de lo que debe porque pondría en riesgo su macroeconomía, anunció Axel Kicillof, ministro de economía de ese país.

No obstante, el funcionario negó reiteradamente que Argentina haya caído en default.

Sin embargo el mediador entre las partes en disputa, Daniel Pollack, emitió un comunicado en el que aseguró que “desafortunadamente, no fue alcanzado ningún acuerdo y la República Argentina estará de manera inminente en suspensión de pagos”.

Argentina se rehúso a cumplir con la sentencia de un tribunal federal de Nueva York, la cual fue dictada por el juez Thomas Griesa, de pagar a todos sus acreedores del default de 2001 de la misma manera, por lo que el incumplimiento de pago es inminente.

La administración de Cristina Kirchner afrontó una “agobiante” negociación de la deuda, por lo que quedó a un paso de una nueva cesación de pagos, tras no ceder ante los holdouts ("fondos buitre"), los tenedores de bonos que quedaron fuera de una oferta hecha hace ya más de 12 años.

Para no entrar en mora, Argentina debe cancelar obligaciones por cerca de 540 millones de dólares con los bonistas que aceptaron las reestructuraciones en 2005 y 2010, como lo hizo. Pero el juez Griesa congeló esos fondos girados hace más de un mes para forzarlo a saldar los mil 500 millones de dólares a los "fondos buitre".


“Argentina quiere pagarle a todos los bonistas que entraron al canje en el default de 2001, a los que le prestaron al país, al 100 por ciento (…) Pero a alguien que excede, como los fondos buitre, que no le prestaron ni un 'peni' (centavo) a Argentina, no estamos dispuesto a pagarles”, dijo el funcionario argentino.

El período de gracia para lograr un acuerdo expira el miércoles a la medianoche de Nueva York.

Los mercados argentinos respondieron a la alza ante la posibilidad de que la oferta de una garantía de los bancos evitará el “default”.

El índice Merval ganó este miércoles 6.94 por ciento, coronado por el optimismo de un arreglo con los holdouts (fondos buitre), mientras que los bonos en dólares subieron hasta 12.9 por ciento.

Sin embargo, según reportes de Reuters, un intento de los bancos por llegar a un acuerdo con inversores holdouts para comprarles su deuda en default fracasó.

El representante de los bancos regresará esta noche a Buenos Aires después de mantener reuniones en Nueva York, informó una fuente cercana a las negociaciones.

"Se cayó todo", dijo la fuente.

Mientras se tenían noticias sobre si Argentina se salvaba del incumplimiento de deuda, Standard and Poor’s bajo su nota de calidad crediticia a “selective default” (incumplimiento selectivo). Así, después de 2001, los títulos argentinos volvieron a calificarse en cesación de pagos.

NUEVOS ESCENARIOS

Ante un escenario completamente distinto al de hace 13 años, un impago de la deuda sería un “duro golpe” para Argentina, aunque no para las economías emergentes, principalmente las de América Latina, afirmó UBS.

“Ante un posible default, se esperaría un impacto inmediato limitado. Los titulares de los credit default swaps (CDS) probablemente van a presentar reclamaciones. El gobierno continuará probablemente argumentando que cumplían cuando han transferido los fondos correspondientes.

"Resolver esto requerirá una nueva ronda de batallas legales. El gobierno, sin duda, querrá evitar un incumplimiento permanente y evitará cualquier acuerdo que ponga en riesgo la activación de la cláusula Rufo".

Con información de Reuters