Economía

Argentina deposita pago de deuda reestructurada

El gobierno argentino depositó el pago a sus tenedores de deuda reestructurada para evitar que la justicia estadunidense obligue al país a entrar en una moratoria.
Reuters
27 junio 2014 8:32 Última actualización 27 junio 2014 8:32
[Analistas no descartan una estampida sobre el dólar en Argentina. / Bloomberg / Archivo]    

Después de la  (Foto: Reuters/Archivo)

BUENOS AIRES.- Argentina depositó el jueves 832 millones de dólares por concepto de capital e intereses como parte del pago a sus tenedores de deuda reestructurada que vence el lunes para evitar un default, pese a que la justicia estadounidense mantuvo una orden de retener el dinero hasta que no salde cuentas con acreedores de bonos impagos.

Después de realizado el desembolso, el juez federal de Nueva York Thomas Griesa -quien lleva adelante la causa- convocó para el viernes a las 10.30 hora local (14.30 GMT) a una audiencia a los representantes de Argentina y de los bonistas, abriendo una nueva oportunidad a las partes para que dialoguen.

La convocatoria de Griesa se conoce en un momento de alta tensión entre el Gobierno argentino y los fondos de cobertura que compraron la deuda impaga por cerca de mil 330 millones de dólares y no aceptaron las propuestas de canje con una quita.


La audiencia ante Griesa fue programada luego de que un abogado de NML Capital, una filial de Elliot Management Corp -uno de los demandantes-, le pidió que "atendiera esta violación de una orden de la corte", en alusión al depósito realizado por Argentina.

Buenos Aires tiene un período de gracia de un mes para tratar de negociar una salida con los acreedores impagos, llamados "holdouts" por no haber aceptado los canjes que ofreció el país. Si no lo logra, el 30 de julio caerá en cesación de pagos técnica.

De los 832 millones de dólares, 539 millones fueron transferidos a cuentas del Bank of New York Mellon (BONY) en el Banco Central argentino.

Pese al depósito, un fallo del juez Griesa impide que los acreedores que aceptaron los canjes en el 2005 y el 2010 cobren su dinero si Argentina no paga también a los tenedores disconformes. Y ordenó a los bancos estadounidenses que procesan los pagos de deuda retener el dinero.

Si bien el país sudamericano pidió al juez que suspenda temporalmente la medida para poder pagar a sus acreedores reestructurados y tener tiempo para negociar con los otros, el magistrado rechazó el jueves la solicitud, dejando al país al borde de un incumplimiento de deuda.

"Si alguien dispusiera de los fondos depositados en la cuenta del fiduciario, afectaría los derechos de sus verdaderos dueños, que no son otros que los tenedores adheridos voluntariamente al canje y constituiría una grave alteración a las condiciones fijadas en el prospecto", advirtió Kicillof.

Los acreedores que sufrieron la reestructuración de casi un 93 por ciento de la deuda tras el gigantesco incumplimiento argentino de 100 mil millones de dólares en 2001-2002 aceptaron cobrar cerca de un 50 por ciento del pasivo en cuotas hasta el 2038.