Economía

Argentina, agobiada ante incesante alza de precios

La inflación fue uno de los principales problemas del pasado gobierno de Cristina Fernández y desde que Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina, los incrementos en los precios son incesantes.
Notimex
15 febrero 2016 10:59 Última actualización 15 febrero 2016 11:14
Argenitna (AP)

Argenitna (AP)

BUENOS AIRES.- La inflación agobia a los argentinos con alzas drásticas de precios de bienes y servicios, aumentos que son incesantes desde que el presidente Mauricio Macri asumió la presidencia de Argentina en diciembre pasado.

En los últimos dos meses, por ejemplo, la carne aumentó 30 por ciento, los alquileres 40 por ciento, los autos 27 por ciento, los materiales de construcción 30 por ciento y la canasta básica de alimentos 5.0 por ciento.

Una de las promesas de Macri que le permitió llegar a la presidencia fue precisamente la de controlar los incrementos, pero incluso antes de que tomara posesión ocurrió todo lo contrario.

Los ciudadanos estaban esperanzados porque la inflación fue uno de los principales problemas del pasado gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, que manipuló las cifras para publicar indicadores oficiales de apenas un dígito que contrastaban con entre el 25 y 30 por ciento anual que calculaban consultoras privadas.

Pero si el kirchnerismo mintió sobre los índices, el macrismo directamente optó por esconderlos, ya que el gobierno advirtió que no dará a conocer cifras oficiales por lo menos hasta agosto próximo.

Sin embargo, funcionarios como el jefe de gabinete, Marcos Peña y el ministro de Economía, Alfonso Prat-Gay, han reconocido que la inflación puede alcanzar este año el 25 por ciento, es decir, similar a la que había durante el pasado gobierno.

Uno de los factores que aceleró los aumentos, que en los supermercados a nivel general alcanza el 5.0 por ciento, fue la devaluación del 40 por ciento que decretó el gobierno en diciembre para terminar con la confusa multiplicidad de valores que tenía el dólar.

El problema es que mientras los precios suben, el gobierno intenta mantener un techo del 25 por ciento de aumento en los salarios que se comenzarán a negociar con los sindicatos.

Mientras los trabajadores enfrentan la pérdida de poder adquisitivo, desde el Congreso el diputado Sergio Massa, quien oscila entre la alianza y la oposición a Macri, anunciará un índice de inflación propio, tal y como lo venía haciendo el macrismo cuando gobernaba Fernández de Kirchner.

Por parte del gobierno, su primer intento para controlar la inflación comenzó este lunes con la creación del Sistema Electrónico de Publicidad de Precios Argentinos (SEPA), que obligará a los supermercados a publicar en línea y diariamente los precios de todos sus productos.

: