Economía

Arabia ofrece acuerdos a detenidos por corrupción para evitar juicios

EL país espera recuperar hasta 100 mil millones de dólares con los acuerdos extrajudiciales, en el marco de una feroz campaña anticorrupción que incluyó la detención de príncipes y empresarios.
Riad Hamade y Alaa Shahine
20 noviembre 2017 10:27 Última actualización 20 noviembre 2017 10:27
arabia me

(Especial)

Las autoridades sauditas estiman que podrían recuperar entre 50 mil millones de dólares y 100 mil millones mediante acuerdos extrajudiciales con sospechosos detenidos en una campaña anticorrupción, la cual ha involucrado a prominentes príncipes, funcionarios y multimillonarios, afirmó un alto cargo público.

Los sospechosos han recibido la oferta de llegar a acuerdos para evitar un juicio, dijo el funcionario, quien pidió su anonimato porque no está autorizado a hablar de la investigación en curso.

Si aceptan, se mantendrán negociaciones con un comité especial para determinar los detalles. Los pagos estarán basados en las cifras que las autoridades creen que los sospechosos han amasado ilegalmente, y no en su patrimonio total, explicó el funcionario.

La purga, que ha llevado a la detención de miembros de la realeza y multimillonarios como el príncipe Alwaleed bin Talal, sacudió al reino e impactó en el exterior, a medida que diplomáticos, banqueros y analistas intentan determinar las consecuencias de la campaña para sus adinerados clientes y en la lucha por el poder en el mayor exportador de petróleo del mundo.

El príncipe Miteb bin Abdullah fue detenido como parte de la campaña y despedido de su puesto de jefe de la poderosa Guardia Nacional, una medida que reforzó la especulación de que el rey Salman estaba preparando el terreno para entregar el poder a su hijo y heredero, príncipe Mohammed bin Salman.

La purga ha avanzado hacia el Ejército. El alto funcionario dijo que 14 oficiales jubilados, que trabajaron para el Ministerio de Defensa, y dos oficiales en retiro de la Guardia Nacional habían sido detenidos bajo sospecha de estar involucrados en la gestión de contratos financieros considerados corruptos. Ningún oficial en activo ha sido arrestado, afirmó.

La campaña anticorrupción se produce en un momento delicado para Arabia Saudita, una monarquía que enfrenta la mayor desaceleración económica desde 2009, así como inestabilidad política en la región, agitada en gran parte por la enérgica política exterior del príncipe Mohammed para contrarrestar la influencia de Irán.

En los dos últimos años, el príncipe ha llevado a Arabia Saudita a la guerra en Yemen y liderado un boicot regional contra su vecino Catar.

En el ámbito nacional, su plan para una era pospetróleo ha llevado a las autoridades a recortar subsidios y anunciar planes para vender activos en empresas públicas, incluida la gigante petrolera Saudi Aramco.

La purga tendrá probablemente un impacto en la ya debilitada inversión privada, afectando el crecimiento económico en 2018, según Ziad Daoud, economista de Bloomberg Economics afincado en Dubái.