Economía

Apuestan por baja del peso mexicano

Los fondos de cobertura se están enojando con el peso a medida que la Reserva Federal se acerca más a elevar las tasas de interés, por lo que la apuesta en la moneda mexicana es a la baja.
Bloomberg
22 noviembre 2015 22:38 Última actualización 23 noviembre 2015 5:0
peso mexico

El peso mexicano es la moneda más negociada en los países en desarrollo. (Bloomberg)

Para los fondos de cobertura, en las monedas de los mercados emergentes no habrá redención de la caída.

Y para tener una idea de lo mal que pueden ponerse las cosas, basta mirar el peso mexicano, la moneda más negociada en los países en desarrollo y el representante del mercado en materia de riesgo.

Las llamadas posiciones cortas –la diferencia entre el número de apuestas bajistas al peso por parte de los fondos de cobertura y otros grandes especuladores en comparación con las alcistas- aumentaron la semana pasada hasta su mayor nivel desde marzo de 2007.

Los fondos de cobertura se están enojando con el peso a medida que la Reserva Federal se acerca más a elevar las tasas de interés, lo cual corre el riesgo de desviar más capital de los países en desarrollo y deprimir aún más sus monedas.


Las minutas de la reunión de la Fed en octubre, publicadas el miércoles pasado, demostraron que los formuladores de política “tienen la intención de transmitir” que el aumento de la tasa en diciembre puede llegar a ser apropiado.

“Los inversores están esperando una fortaleza generalizada del dólar estadounidense y las posiciones cortas son una manera de captar este movimiento”, dijo Alejandro Silva, socio en Silva Capital Management con sede en Chicago, que tiene a su cargo 180 millones de dólares.

“Como siempre, la moneda de mercados emergentes más líquida y grande del mundo es la que recibirá su cuota de interés”.

El peso se desplomó 11 por ciento contra el dólar este año, tocando un mínimo récord en septiembre.

El Banco de México (Banxico) dijo el jueves que extenderá las subastas diarias de dólares al menos hasta enero para hacer frente a las fuertes declinaciones en medio de la volatilidad en los mercados mundiales.