Economía

Asociaciones Público Privadas, futuro de la obra pública: especialista

Bajo este esquema, conocido como APPs, se han construido 800 obras en el país, entre carreteras, hospitales y cárceles en el Bajío y Estado de México, asegura experto en este programa
Juan Antonio Lara
27 marzo 2014 17:51 Última actualización 27 marzo 2014 18:45
Etiquetas
Monterrey (Bloomberg)

(Bloomberg)

MoNTERREY, NL.- Del 2012 a la fecha, en México se han construido 800 obras bajo el esquema de las Asociaciones Público Privadas, mejor conocido como APPs, donde el sector privado es el que asume el riesgo con contratos de 3 a 30 años.

Raymundo Reyes Vicite, constructor y experto en APPs, dijo que este esquema es una alternativa ante la falta de recursos públicos para la realización de obras que sean rentables y tengan un beneficio social.

Al hablar ante socios de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción Delegación Nuevo León, el experto dijo que este esquema será el futuro de la obras pública en México, tal como ya sucede en Estados Unidos, Inglaterra y otros países europeos.

“La tendencia a largo plazo es que el estado se retire de la inversión pública”, vaticinó el experto.

A su vez, Arturo Moyeda Treviño, presidente de la CMIC Nuevo León, dijo que hay un gran interés por parte de los constructores del estado por participar en este tipo de proyectos.

Reyes explicó que las APPs surgieron después de las APP, que funcionaban bajo un esquema de concesión pública, contratos de servicios múltiples o proyectos de prestación de servicio para empresas paraestatales, como Pemex.

“En los proyectos de las APPs no interviene el estado ni las empresas públicas, sino solamente el sector privado a través de un fideicomiso y es el que asume el riesgo a largo plazo”, indicó.

Expresó que bajo este esquema se han construido 800 obras en el país, entre carreteras, hospitales y cárceles en el Bajío, Estado de México y otras regiones del país.

Reyes adelantó que el IMSS contempla ampliar su infraestructura bajo este esquema, pero desconoció cuándo lo hagan.

“Los proyectos tienen que ser rentables y que tengan un beneficio social. Al gobierno le toca supervisar, controlar y aplicar la ley y nosotros, los privados, hacer eficiente y socialmente las cosas”.

Comentó que uno de los beneficios de este esquema es que reduce en un 15 por ciento los costos de construcción de una obra, ya que el sector privado es más eficiente en el uso de los recursos.

“Los bancos están prestando dinero a los proyectos de APPs porque saben que estos proyectos lo autorizan un Cabildo, un municipio, un estado o la Cámara de Diputados”, indicó.

Agregó que se debe diversificar los mecanismos de participación de las APPs y mejorar el marco regulatorio así como la fiscalización de la gestión de estos proyectos.