Economía

Analistas prevén poca pérdida de CFE

Debido a que el mercado eléctrico en el país es tan incipiente y
la CFE aún tiene un papel dominante en el sector, tendrían que pasar cerca de 15 años para que ésta reduzca su participación de mercado al 50 por ciento, de acuerdo con consultores.
Sergio Meana
19 abril 2017 23:23 Última actualización 20 abril 2017 5:5
CFE

(Cuartoscuro)

Para que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) reduzca su participación de mercado al 50 por ciento tendrán que pasar casi 15 años, basado en experiencias de otros países, dijo Marco Salatiello, consultor principal de Fresh Energy.

“Para haber podido quitar la competencia desde el operador principal de mercado en otros países como en Italia o España, se tardaron como 15 a 20 años para quitar el 50 por ciento.

“En Italia, Enel, porque Enel era la CFE italiana, después de 20 años, pues en el 96 empezó la liberalización, sigue teniendo el 50 por ciento de la demanda en el país”, señaló Salatiello en entrevista con El Financiero.

FOCOS
Oportunidad. La apertura a privados en el sector eléctrico es una realidad en la Reforma Energética.

Negocios. Algunas empresas grandes como Grupo Modelo ya han firmado contratos con otros generadores.


La eléctrica nacional actualmente da servicio al total de la población del país que cuenta con electricidad, la cual es cercana al 98.5 por ciento de todos los mexicanos, lo que equivale a más de 41 millones de usuarios.

De hecho, tal es la dominancia de la empresa y tan incipiente el mercado eléctrico abierto que la posibilidad de que haya compradores de electricidad adicionales a la CFE en la próxima tercera subasta eléctrica, en la que por primera vez se permitirá que haya otros compradores, es muy baja, señaló Pamela Tadeo, consultora encargada de regulación y mercados de la misma firma.

Lo anterior por dos razones: quien decida ir a la subasta a comprar electricidad deberá estar pensando en firmar contratos por 15 años, para lo que es necesario conocer qué demanda tendrá la empresa en los próximos 15 años.

“¿Quién se va a comprometer a firmar un contrato de 15 años? Porque después el suministrador compra la energía, pero si no tiene a quien venderla se la va a ‘comer’, el suministrador es un negocio puramente financiero, con pequeños márgenes y mucho volumen, entonces si no consigues clientes va a ser complicado”, afirmó Salatiello.