Economía

Analistas advierten éxodo de inversores en bonos por caída del peso

La rápida caída del peso podría desatar un éxodo de inversores extranjeros que ya se han visto afectados por caídas que duplican el promedio de los mercados emergentes en los últimos tres meses, según especialistas.
Bloomberg
22 julio 2015 10:44 Última actualización 22 julio 2015 10:44
peso

(Bloomberg)

Los pronosticadores de monedas no pueden rebajar sus predicciones sobre el peso con suficiente rapidez. Y esa es una mala noticia para los inversores extranjeros en bonos.

El peso se debilitó más allá de los 16 por dólar a un mínimo récord el lunes. Esto ocurrió sólo días después que JPMorgan Chase Co. y Citigroup pronosticaran que la moneda caería a ese nivel a fin del tercer trimestre. No son los únicos bancos cuyas proyecciones quedaron superadas por la caída libre del peso. A comienzos de año, los analistas que participaron en una encuesta de Bloomberg dijeron que la moneda en realidad se fortalecería.

La baja podría desatar un éxodo de inversores extranjeros que ya se han visto afectados por caídas que duplican el promedio de los mercados emergentes en los últimos tres meses. El peso se depreció 4 por ciento en el último mes, más que ninguna otra moneda de América Latina salvo la colombiana, en tanto la baja de los precios del petróleo debilita el crecimiento de la economía mexicana.

“El peso ha caído muy rápidamente y todos quedaron sorprendidos por la velocidad del descenso”, dijo Sergio Luna, economista jefe de la división local de Citigroup, desde Ciudad de México. “Las expectativas de un mayor debilitamiento posteriormente podrían llevar al éxodo de algunos inversores en bonos”.

Los bonos locales de tasa fija de México perdieron 3.5 por ciento en dólares en los últimos tres meses, muestran los datos que reunió Bloomberg. Las carteras extranjeras de deuda del gobierno denominada en pesos se redujeron de 36.7 por ciento a 36.2 por ciento en abril, sobre la base de los últimos datos del banco central.

PERSPECTIVAS DEL PESO

La moneda mexicana prolongó su caída el miércoles, descendiendo a 16.0464 por dólar, el nivel intradía más bajo desde la creación del llamado nuevo peso en 1993.

Marco Oviedo, economista de Barclays Plc, pronostica que el peso caerá a 16.5 por dólar para fin de año, la proyección más bajista de los 29 analistas encuestados por Bloomberg. “Mientras veamos esas presiones de corto plazo, se van a erosionar los retornos” de los bonos en pesos, señaló Oviedo.

Para Sean Newman de Invesco, la decisión de México de abrir la industria petrolera a la inversión privada por primera vez en siete décadas, sus esfuerzos para fomentar la competencia en las telecomunicaciones y sus lazos comerciales con Estados Unidos fortalecerán los retornos de los bonos en pesos en el largo plazo.

“México se verá beneficiado por sus reformas y la recuperación de la economía estadounidense arrastrará consigo a México”, declaró Newman, que colabora en la administración de  800 mil millones que incluyen deuda de México en moneda local, en una entrevista telefónica desde Atlanta.

Al igual que Luna de Citigroup, el economista de JPMorgan Gabriel Lozano sostiene su pronóstico sobre el peso. Pero eso no necesariamente significa que sea optimista. “Tenemos que reconocer que no hay demasiado margen para ser alcistas respecto del peso en el corto plazo”, señaló Lozano.