Economía

ANÁLISIS: Banxico puede lanzar un salvavidas a la economía

10 febrero 2014 4:15 Última actualización 21 octubre 2013 13:6

[México necesita una política monetaria más flexible. / Bloomberg] 


 
Esteban Rojas H.
 
 

Los problemas fiscales en los Estados Unidos pueden incrementar el margen de maniobra de la política monetaria del Banco de México, en caso de que obliguen a la Reserva Federal (Fed) a mantener por un mayor tiempo su política de estímulos económicos sin cambio, escenario que parece ser el más factible.
 
 
Pese a lo que se diga en las esferas oficiales, la economía mexicana continúa dentro de un bache económico, el cual se pudo haber profundizado en el pasado septiembre. Esta situación, hace necesario complementar a la política esperada de un mayor gasto público en los últimos meses del año, con una política monetaria más flexible.
 
 
El próximo viernes, el Banco de México anunciara el resultado de su reunión, esperando que pueda anunciar su segundo recorte del año en su tasa de interés interbancaria a un día, ubicada actualmente en 3.75 por ciento.
 
 
La baja en la tasa de referencia podría ser de un cuarto de punto, aunque no se debe descartar que pudiera llegar a medio punto.
 
 
El salvavidas de Banxico a la economía se vuelve más probable por el hecho de que la incertidumbre fiscal en los Estados Unidos pueda hacer que la Fed posponga hasta el 2014 un cambio en su política monetaria.
 
 
El mantener la Fed su compra de bonos por un monto de 85 mil millones de dólares mensuales, ayudará a prolongar la existencia de tasas de interés bajas en el principal socio comercial de nuestro país, al mismo tiempo de que el dólar no tendrá muchos incentivos para fortalecerse.
 
 
En el plano interno, en la semana se publicará la inflación correspondiente a la primera quincena de octubre. A pesar de que se estima un moderado repunte, está se mantendrá dentro de los límites tolerables, que no ponen en riesgo el objetivo de estabilidad establecido por el Banco de México.
 
 
En el evento organizado para conmemorar el aniversario de la independencia del instituto central, existió el consenso de que lo mejor era de que el banco central conservará un único objetivo como garante de la estabilidad financiera. Sin embargo, en la práctica también debe tomar en cuenta la generación de empleos y el ritmo de la activad económica en su toma de decisiones. Bajo estas condiciones, lo deseable es que se le reconociera estas medidas también en la legislación.
 
 
Para la subasta primaria de valores gubernamentales número 43 del año, es probable que prevalezca un sesgo a la baja en las tasas de interés.
 
 
El rendimiento de los Cetes podría bajar en promedio alrededor de 0.03 puntos, para alcanzar nuevos mínimos históricos, sobre todo en los plazos de 91 y 174 días.
 
 
El denominado bono M a tres años, con vencimiento en diciembre del 2016, probablemente pueda experimentar una reducción en su tasa de interés de cerca de 0.23 por ciento.
 
 
En tanto que el Udibono, también a tres años, posiblemente su tasa bajaría moderadamente alrededor de 0.09 puntos.