Economía

Amplio acceso a servicios financieros también tiene riesgos: Banco Mundial

01 febrero 2014 7:44 Última actualización 12 noviembre 2013 10:4

[El Banco Mundial asegura que los microcréditos para personas con bajos recursos son dañinos. / Bloomberg] 


 
 
Reuters
 
 
En Brasil, los clientes pueden acceder a sus cuentas a bordo de un banco flotante en el Río Amazonas. En México, los residentes rurales encuentran servicios bancarios dentro de tiendas como Walmart, 7-Eleven o incluso en su farmacia local.
 
 
La tecnología móvil y las reformas a los reguladores han hecho más fácil y económico para las compañías de todo el mundo ofrecer servicios bancarios a los pobres, jóvenes, mujeres y residentes rurales.
 
 
Sin embargo, en un nuevo reporte divulgado este lunes por el Banco Mundial, se advierte que si bien algunos servicios como las cuentas de bajos cargos benefician claramente a los pobres y pequeñas empresas, existen otros, como el microcrédito, los microseguros y el alivio a la deuda, que pueden provocar más daño que bienestar.
 
 
"Somos muy cuidadosos para asegurarnos de que no estamos diciendo que todos deberían dar préstamos", dijo Asli Demirguc-Kunt, directora de investigación del Banco Mundial y coautora del reporte.
 
 
El Banco Mundial alienta a los gobiernos a reducir las barreras de los reguladores, los obstáculos legales y otros factores que hacen que los servicios financieros sean demasiado caros para algunos, por lo que exhorta a impulsar estrategias que fomenten la competencia y protejan los derechos de los acreedores.
 
 
Asimismo, asegura que el acceso a los servicios financieros ayuda a los más pobres del mundo a ahorrar para que puedan invertir en educación y mejorar su nivel de vida, y permite a las pequeñas compañías pedir prestado para que puedan crecer. También facilita a los gobiernos el dirigir subsidios y ayuda financiera a las cuentas bancarias de los más necesitados.
 
 
Más de 50 gobiernos se han comprometido a mejorar la inclusión financiera, o la cantidad de personas y compañías que utilizan servicios financieros.
 
 
El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, también anunció el mes pasado una meta de acceso universal a los servicios financieros antes del 2020. Actualmente, cerca de 2 mil 500 millones de personas, o la mitad de la población adulta del mundo, carece de acceso a servicios financieros.
 
 
El microcrédito (los pequeños préstamos a los pobres) se puso de moda a fines de la década de 1990 como una forma de brindar servicios financieros a los más desamparados del mundo para combatir la pobreza y fomentar el emprendimiento.
 
 
No obstante, varios estudios en años recientes han mostrado que el microcrédito, que suele tener tasas de interés muy altas, tiene poco o ningún impacto en el destino financiero de las personas en países como México, las Filipinas, Marruecos y la India.
 
 
El Banco Mundial refirió que India, en particular, ofrece una moraleja sobre la sobre extensión del crédito, luego de reportes de decenas de suicidios de deudores pobres en el 2010 en el sureño estado de Andhra Pradesh.
 
 
"India carece de la protección apropiada para los consumidores y provisiones legales para la bancarrota personal", señaló el banco.
 
 
En general, los gobiernos deberían evitar el crédito directo y los préstamos a través de bancos estatales, ya que estas intervenciones pueden volverse relacionadas a la política, según el Banco Mundial.