Economía

Inversionistas ya piensan en elección de 2018

Algunos analistas creen que el nuevo 'miedo' de los inversionistas privados es el líder de Morena, quien podría hacer llegar al peso a las 21 unidades por dólar cuando las elecciones presidenciales se acerquen y se vean claras sus oportunidades de ganar.
Bloomberg
21 marzo 2017 8:49 Última actualización 21 marzo 2017 14:41
ME voto 2018

ME voto 2018

La calma que reina en las negociaciones bursátiles de México corre riesgo de interrumpirse.

Como los funcionarios de la Casa Blanca dicen estar seguros de que puede alcanzarse un acuerdo comercial que beneficie tanto a México como a Estados Unidos, el peso ha recuperado más de la mitad de las pérdidas que sufrió después que la victoria de Donald Trump lo hundió a mínimos récord. No se esperan conversaciones hasta finales de este año, lo que permite a los inversionistas concentrar su atención en el siguiente gran tema para el país latinoamericano: una victoria presidencial de un candidato de la oposición, Andrés Manuel López Obrador, conocido como AMLO.

Encuestas tempranas lo muestran a la cabeza o en segundo lugar, pero los inversionistas ven una prueba más confiable de sus perspectivas en las elecciones de junio para la gubernatura del Estado de México, donde su partido Morena está compitiendo para destituir al partido del presidente Enrique Peña Nieto, el PRI, por primera vez en la historia. Una victoria de Morena sería una llamada de atención para los inversionistas que se han vuelto demasiado complacientes y podría hacer caer el peso un 10 por ciento, según Nomura Holdings.

"Si un partido de oposición ganara las elecciones, enviaría una fuerte señal de que los vientos políticos están cambiando", escribió Benito Berber, economista sénior de Nomura para América Latina, en una nota la semana pasada. "Si Morena ganara la elección del estado de México, la probabilidad de que AMLO triunfe en las elecciones presidenciales de 2018 aumentaría significativamente".

Eso podría provocar una liquidación del peso y enviar la moneda a un nivel tan bajo como el de 21 pesos por dólar si López Obrador se ve mejor posicionado para ganar en las semanas previas a la votación de julio de 2018 para presidente, dijo Berber en un correo electrónico.

El peso se ha fortalecido cerca de 9 por ciento este año y se negocia en alrededor de 19 por dólar, lo cual lo hace la moneda de mejor desempeño del mundo y marca una reversión de la liquidación registrada tras la victoria de Trump que lo envió a 22 por dólar. Patrones similares también aparecieron en los mercados de bonos y acciones --fuertes descensos después de las elecciones, que ahora han sido en su mayor parte borrados.

ALERTAS

López Obrador, de 63 años, dos veces candidato presidencial y exjefe de gobierno de la Ciudad de México, ha levantado alertas para los inversionistas con sus promesas de impulsar el gasto en bienestar social y su oposición a que inversionistas privados ingresen en sectores que tradicionalmente han estado a cargo del estado, incluido el petróleo.

El peso se desplomó cuando estuvo cerca de ganar la presidencia en 2006, y nuevamente durante la campaña de 2012, cuando una encuesta de un periódico local lo mostró a unos pocos puntos porcentuales del ganador, Peña Nieto.

Ha sido uno de los opositores más destacados de la histórica reforma energética de México, que puso fin a un monopolio estatal de siete décadas en la extracción de crudo, y ha culpado al neoliberalismo por la desigualdad y la violencia desenfrenada en el país. El cambio constitucional fue defendido por Peña Nieto, a quien se le impide volver a presentarse después de cumplir seis años en el cargo.

En una entrevista la semana pasada, López Obrador dijo que buscará revertir la reforma energética legalmente y después de celebrar un referéndum.

"Muchas personas, entre ellas los inversionistas, se preguntan sobre esto ahora", dijo Sergio Luna, economista jefe para México en Citibanamex. En una nota a clientes este mes, Luna dijo que la atención de los inversores ya está cambiando de Trump y el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) a la elección presidencial de 2018.

El gobierno de Trump no parece muy preocupado por López Obrador y el impulso que ha recibido de una creciente reacción adversa a la retórica de Trump, considerada anti-México. Cuando se preguntó al secretario de prensa de la Casa Blanca, Sean Spicer, si le preocupaba que las declaraciones del presidente estadounidense sobre construir un muro en la frontera podría ayudar a López Obrador a ganar la presidencia, respondió con un lacónico "no".

Alberto Bernal, estratega en jefe de XP Securities, escribió en una nota a clientes que la estrategia de "Estados Unidos primero" del gobierno de Trump reducirá el crecimiento y la inversión en México bajo todos los escenarios posibles, y que la estrategia en cuestión ha envalentonado al candidato presidencial de izquierda de México.

"Si AMLO gana la elección presidencial de 2018 eso es bajista para el mercado, por definición".