Economía

Ambientalistas se oponen a desarrollo turístico "Cabo Dorado" en BCS

El Parque Nacional Cabo Pulmo, ubicado en el municipio de Los Cabos, es el único ecosistema de arrecife coralino en el Golfo de California y como tal, tiene una importancia no sólo regional, sino mundial.
Bertoldo Velasco / corresponsal
12 mayo 2014 13:27 Última actualización 12 mayo 2014 16:43
Cabo Pulmo, Baja California Sur

Actividad depredatoria de la empresa de coinversión chino-estadounidense llamada La Rivera Desarrollos BCS.

LA PAZ.- La Bahía de Cabo Pulmo, ubicada a 160 kilómetros al sur de esta capital por el Mar de Cortés, con una extensión de 7 mil 111.01 hectáreas, es un arrecife coralino y un humedal, en el que por sus características geográficas confluyen especies de una gran diversidad biológica.

Por la necesidad de conservar este ecosistema, dado que es el único arrecife coralino en el Golfo de California, el 6 de junio de 1995 el área fue decretada como Área Natural Protegida bajo la categoría de Parque Marino Nacional. Sin embargo, ésta se modificó a Parque Nacional el 7 de junio de 2000, de acuerdo con la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente.

Ya como Parque Nacional Cabo Pulmo, fue promovido ante la Convención Ramsar el 2 de febrero de 2008 y la Unesco lo inscribió en su listado de sitios de Patrimonio Mundial Natural.

Por tales motivos, este Parque Nacional es protegido por residentes y organizaciones no gubernamentales de protección al ambiente, entre las que destacan Amigos para la Conservación de Cabo Pulmo (ACCP), el Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Costa Salvaje, Defensa Ambiental del Noroeste (DAN), Greenpeace y el Grupo de los 100, ante lo que consideran “una actividad depredatoriade la empresa de coinversión chino-estadounidense llamada La Rivera Desarrollos BCS, que pretende en un lapso de 10 años construir un megadesarrollo inmobiliario con 9 hoteles con capacidad de 4 mil 080 habitaciones y 6 mil 141 viviendas, con una inversión de 3.6 mil millones de dólares.

El Parque Nacional Cabo Pulmo ubicado en el municipio de Los Cabos, es el único ecosistema de arrecife coralino en el Golfo de California y como tal, representa un tipo particular de hábitat, de procesos ecológicos, de comunidades biológicas y de características fisiográficas, situación que le confiere no sólo una importancia regional, sino una gran relevancia en el ámbito mundial.

Se trata del arrecife coralino que tiene la ubicación más septentrional en el Pacífico Este y es, actualmente, uno de los de mayor cobertura coralina, además de que un alto porcentaje 78 por ciento de las especies de corales hermatípicos reportadas. La riqueza íctica también es considerablemente importante, pues de las 875 especies reportadas para el golfo, aproximadamente el 26 por ciento se presentan en este arrecife.

Esta zona es además importante debido a que se encontran especies bajo alguna categoría de protección conforme a la NOM-059-SEMARNAT-2001. Entre las más sobresalientes son cinco especies de tortugas marinas, bajo la categoría de en peligro de extinción, consideradas especies prioritarias para su conservación en México (SEMARNAT 2000).

En este arrecife habitan 11 de las 14 especies de corales hermatípicos reportados para el golfo considerados como corales duros. Además de una gran diversidad de aves endémicas del Mar de Cortés, así como lobos marinos, y diversos tipos de delfines, como en la temporada invernal, la ballena gris.

Por ello, las ONGs han considerado que los desarrolladores del proyecto turístico Cabo Dorado prometen empleos en la zona pero no dicen que se quedarán con la poca agua disponible para abastecer a todas las comunidades de la región; hablan de desarrollo pero no reconocen que el complejo propuesto impactará la reserva marina del Parque Nacional Cabo Pulmo (PNCP) y con ello la actividad pesquera de la zona.

Según el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) tiene errores e información falsa que subestiman en impacto ambiental del proyecto, como el abasto de agua que provendrá del acuífero Arroyo Santiago y representará tres cuartas partes de la disponibilidad. También minimiza los efectos acumulativos en relación con el consumo de agua de la población inducida por Cabo Dorado, ya que sólo quedaría 25 por ciento del líquido del acuífero para una población adicional de al menos un cuarto de millón de personas.

Dichas organizaciones alertaron que este desarrollo turístico es violatorio a diversos ordenamientos locales y que la MIA entregada por la desarrolladora presenta diversas deficiencias que ponen en riesgo el arrecife.

“El proyecto Cabo Dorado debe ser evitado a toda costa debido a la gran cantidad de impactos regionales que pondrían en riesgo la viabilidad ambiental y el bienestar de la población de la región a corto, mediano y largo plazos. Este proyecto contraviene el Plan de Ordenamiento Ecológico (POE) y no es acorde con la realidad actual del municipio de Los Cabos”, señaló Alejandro Olivera Bonilla, coordinador de políticas públicas de Cemda en el noroeste.

LA UNAM HABLA

Las conclusiones a que llegó el Instituto de Ecología de la Universidad Nacional Autónoma de México, luego del análisis de la MIA, son que el proyecto es incompatible con las disposiciones fijadas en el Plan de Ordenamiento Ecológico del Municipio de Los Cabos y en el Programa de Ordenamiento Ecológico Marino del golfo de California.

El plan contempla obras y actividades de construcción, operación y mantenimiento de hoteles, condominios, desarrollos habitacionales, restaurantes, campos de golf y más servicios turísticos, lo que implica el cambio de uso de suelo en terrenos forestales en más de una tercera parte del área del proyecto.