Economía

Alza en tasas y peso volátil por recorte de FED

La decisión de la reserva federal de reducir su participación en el mercado ha desatado un comportamiento volátil, pero el Banco de México asegura haber tomado las precauciones necesarias.
Leticia Hernández Morón
29 enero 2014 22:22 Última actualización 30 enero 2014 11:29

El recorte de 10 mil millones de dólares en los estímulos por parte de la Reserva Federal de EU, (FED), restringirá la liquidez y aumentará la tasa de interés de las colocaciones en el mercado de deuda del país, indicaron analistas.

Ayer la FED decidió bajar a 65 mil millones de dólares la cantidad que inyectará al mercado en febrero, de los cuales 30 mil millones serán para títulos respaldados por hipotecas y 35 mil millones para comprar bonos de Tesoro.

Ante esa decisión, Octavio Alonso, analista financiero independiente, indicó que las colocaciones de deuda en el mercado de valores en este año serán a plazos más cortos, a tasa variable y no a fija y serán más altas en relación a año pasado.

“La disminución en sus compras de estos papeles (de la FED) replicará en las próximas subastas de deuda del Banco de México”, señaló Julián Fernández, analista de Bursamétrica.

Explicó que la disminución de liquidez impactará a los títulos de deuda.

“Esto impactará directamente a los precios de los títulos de deuda con una disminución, y de igual manera, los precios de las acciones de las Sociedades de inversión especializadas en Títulos de deuda disminuirán”, acotó.

El especialista, advirtió que Banco de México podría apoyar al mercado nacional con aumento en la liquidez del mercado, “con disminución de las subastas de títulos de deuda y un programa de recompra de bonos nacionales”.

Por su parte, Gabriela Siller, analista de Banco Base señaló que el tipo de cambio seguirá muy volátil en los siguientes días y a lo largo de febrero, pese a que en el segundo mes del año históricamente son menores los ‘bandazos’ y el mercado seguirá reaccionando ante los resultados económicos de EU.

“Es probable que se comience a discutir el techo de la deuda en EU, lo que generará nerviosismo entre los inversionistas”, agregó.

Respecto a las tasas de referencia no se espera un efecto en la política monetaria del Banco de México y se estima que siga en 3.5 por ciento el resto del año, al señalar la FED que no moverá sus réditos en este 2014.

“Hay factores importantes para que no cambie la tasa de referencia. Si bien se registraron presiones inflacionarias al inicio del año, son temporales sin impacto en el mediano plazo”, señaló Isaac Velázquez, analista de Ve por Más.

Agregó que al apegarse a su plan gradual de retirada de compras de bonos, la Fed envía un mensaje claro de que un mal dato no cambia la tendencia de la economía y “no tendrá impacto en nuestro estimado de política monetaria de Banco de México porque ya se tenía prevista y ajustada a nuestros pronósticos”.

La atención del mercado estará en el tono del comunicado de política monetaria del banco central mexicano, luego de que en diciembre fue considerado neutral.