Economía

Alza en tasas de la Fed afecta ganancias en mercado de valores

Durante los periodos en que la Fed subió sus tasas de interés,
el mercado mexicano sí sufrió un efecto negativo, reveló estudio de la BMV; los inversionistas consideran que el alza de la Reserva Federal restará flujo de dinero al mercado bursátil del país.
Clara Zepeda
30 marzo 2015 22:13 Última actualización 31 marzo 2015 5:5
BMV

El mercado bursátil podría verse afectado por el alza de las tasas de interés de la Fed, indicó estudio de la BMV. (Bloomberg)

CIUDAD DE MÉXICO.- El mercado accionario mexicano podría tener un efecto negativo en cuanto la Reserva Federal (Fed) comience a subir sus tasas de interés, luego de haberlas dejado sin cambios por más de seis años.

De acuerdo con un estudio estadístico sobre el desempeño del Índice de Precios y Cotizaciones (IPC) de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) durante cuatro periodos en los que el banco central estadounidense elevó tasas, el mercado nacional sí tuvo un efecto negativo, de manera enérgica, pero de corto plazo.

Ricardo López, analista de Acciones y Valores Banamex Casa de Bolsa (Accival), detalló que cuando la Fed comenzó a subir tasas durante esos periodos, el mercado accionario nacional tuvo un efecto negativo, pero dichos ajustes “enérgicos” dieron paso a importantes repuntes del IPC en periodos relativamente breves de tiempo.


Y es que durante esos periodos, los inversionistas son temerosos porque consideran que restará flujo de dinero al mercado bursátil. El entorno actual (bajas tasas) favorece las inversiones en acciones frente a las de renta fija, teniendo siempre en mente que dicha inversión es para quienes puedan soportar el mayor riesgo y tienen un horizonte de mediano o largo plazo.

Desde 1980 se encontraron cuatro periodos en los que la Reserva Federal mantuvo sin cambios su tasa y posteriormente comenzó a elevarla.

Por ejemplo, el primer periodo se dio entre noviembre de 1982 y agosto de 1984, cuando la Fed mantuvo por más de 16 meses su tasa de referencia en 8 por ciento, en ese periodo, el IPC registró una ganancia de 435 por ciento, posteriormente, el incremento de réditos llevó al mercado a una caída de 35 por ciento en poco más de un mes.

Tuvieron que pasar siete meses para que el principal índice accionario mexicano repuntara 57 por ciento.

Por otro lado, entre 1992 y 1994, las tasas se mantuvieron en 3 por ciento por 16 meses, la BMV ganó 122 por ciento y durante dos meses después de la alza en los réditos cedió 32 por ciento; mientras que en 1998 y 1999, las tasas estuvieron en 4.75 por ciento, con un rally de 60 por ciento y un revés de 17 por ciento por más de dos meses.

Entre julio de 2003 y agosto de 2004, el banco central estadounidense dejo por diez meses la tasa en uno por ciento, apoyando a una ganancia del IPC de 50 por ciento, pero en un mes, después de cambiar su política monetaria, cayó 10 por ciento y le llevó cuatro meses para registrar un avance de 30 por ciento.

“Las condiciones políticas, económicas y hasta sociales, son muy distintas a la que se vivían hace más de 30 años; incluso, las condiciones globales son muy diferentes como para estimar un ajuste sólo de forma aritmética, pero sí se puede dejar claro que la BMV sí tiene un impacto negativo”, consideró López.