Economía

Alza en rentas deja a más gente en la calle

Estudio revela de qué depende que en las grandes ciudades de Estados Unidos los habitantes sean más propensos a quedarse sin hogar. Por ejemplo, cuando los alquileres suben 5% en Nueva York, cerca de tres mil personas se quedan sin vivienda.
Bloomberg
04 agosto 2017 0:26 Última actualización 04 agosto 2017 5:5
Rentas

aaaa

Cuando los alquileres suben cinco por ciento en Atlanta, 83 personas quedan en la calle. En Nueva York, son unas tres mil.

En un nuevo estudio, Zillow comparó sus propias estimaciones de los aumentos promedio de los alquileres en las grandes ciudades estadounidenses con los datos de personas sin hogar publicados por el Departamento de Vivienda y Desarrollo Humano de EU (HUD, por sus siglas en inglés), en un intento por describir la relación entre las subidas de los alquileres y la falta de vivienda. La conclusión: en gran parte depende de dónde vive uno.

Se puede proyectar que un aumento de cinco por ciento en Atlanta eleve 1.5 por ciento la población sin hogar; en Nueva York, la tasa es de 3.9 por ciento. Podrá haber menos gente en las calles de ciudades como Pittsburgh, Minneapolis y Detroit, pero su población también es sensible a aumentos en los alquileres.

Una subida de los alquileres tiende a dejar más gente sin hogar en los mercados de vivienda con menos unidades sobrantes, dijo Skylar Olsen, economista sénior de Zillow.

Ciudades como Houston y Tampa, agregó, han tenido más éxito en impedir que un aumento de los alquileres deje a la gente en la calle. El estudio utilizó las definiciones geográficas que emplea el HUD para contabilizar la población de personas sin techo, dijo ella.

A EU le faltan más de 7 millones de unidades habitacionales accesibles para las familias de ingresos extremadamente bajos, según la National Low Income Housing Coalition, que define a esas familias como las que ganan menos del 30 por ciento de la mediana de ingresos de un área.

Este tipo de inquilinos puede no habitar casas con alquileres en la mediana de ingresos de la zona, pero un aumento de esa mediana puede subir los precios incluso para las unidades más baratas.

“Hay una oferta generalizada de unidades que está transformándose en un verdadero problema”, dijo Olsen. “La gente baja por la escalera, eso empuja a todos los demás para abajo y el nivel más bajo termina cayéndose”.

Miles de familias de ingresos bajos podrían sufrir otro golpe por los recortes propuestos por la Casa Blanca que le quitarían 7 mil 400 millones de dólares al presupuesto del HUD para 2018.