Economía

Alfredo Sáenz renuncia como Consejero Delegado de Santander

12 febrero 2014 5:18 Última actualización 29 abril 2013 7:10

 [Bloomberg]  El Consejo de Administración acordó nombrar a Javier Marín Romano.


 
Notimex

Madrid .- El Vicepresidente y Consejero Delegado del Banco Santander, Alfredo Sáenz, comunicó al Consejo de Administración de la entidad la renuncia voluntaria a sus cargos.

La decisión se da antes de que el Banco de España haga anuncios sobre la revisión de honorabilidad del banquero a quien el Tribunal Supremo le anuló un indulto que le concedió el gobierno español en 2011.

El Santander dio a conocer este lunes que el Consejo de Administración acordó nombrar nuevo Consejero Delegado a Javier Marín Romano, quien se incorporó al Grupo Santander en 1991.

Hasta la fecha, Marín Romano ha sido director general del banco y responsable de la División Global de Seguros, Gestión de Activos y Banca Privada.

Sáenz se incorporó al Grupo Santander en 1994, con ocasión de la adquisición de Banesto, desempeñando el cargo de presidente de dicha entidad hasta 2002, en que fue nombrado Vicepresidente y Consejero Delegado de Banco Santander.

El Consejo de Administración expresó su reconocimiento y agradecimiento a la extraordinaria labor realizada por Sáenz desde su incorporación al grupo y, especialmente, como consejero delegado de Banco Santander.

La entidad bancaria aseguró que en el periodo en el que Sáenz ha desempeñado sus funciones como Consejero Delegado, el Grupo Santander ha casi cuadruplicado su tamaño, pasando de unos activos de 358,138 millones de euros (2001) a 1.25 billones de euros (2012).

Asimismo, de unos fondos gestionados de 453,384 millones de euros (2001) a 1.39 billones de euros (2012), consolidándose, además, como primer banco de la zona euro por capitalización bursátil.

El 25 de noviembre de 2011, una de las últimas reuniones del Consejo de Ministros del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, concedió el indulto al banquero, quien estaba acusado de un delito de acusación falsa cometido en 1994.

Sáenz estaba sentenciado a tres meses de prisión e inhabilitación por ese delito cometido en 1994 cuando era presidente del banco Banesto, ahora propiedad del Grupo Santander, y por el que también estaban acusados el exdirectivo Miguel Ángel Calama, y el abogado Rafael Jiménez de Parga.

Los hechos se remontan cuando en 1994 Sáenz denunció a tres empresarios a los que acusaba de impago de una deuda con Banesto, por lo que fueron detenidos pero 2 años después se anuló su caso y al juez del caso se le condenó por prevaricación.

La normatividad de la Autoridad Bancaria Europea impide que una persona con antecedentes penales pueda ejercer como alto ejecutivo bancario.

El Banco de España anunció en marzo pasado que revisará la situación para determinar si inhabilita o no al hasta ahora Consejero Delegado del Banco Santander.

El Consejo de Administración del Santander acordó asimismo nombrar vicepresidente segundo del mismo a Matías Rodríguez Inciarte, quien es el responsable de los riesgos del grupo y presidente de la comisión delegada de riesgos del banco.

Aceptó la renuncia de Manuel Soto Serrano como consejero y designó por cooptación consejero independiente a Juan Miguel Villar Mir, presidente de OHL.