Economía

Alemania debe anteponer paz sobre economía al aplicar sanciones a Rusia

En un reporte publicado en un diario alemán, el ministro de Finanzas, Wolfgang Schaeuble dijo que "los intereses económicos no son la principal prioridad. La mayor prioridad es garantizar la estabilidad y la paz".
Reuters
27 julio 2014 13:23 Última actualización 27 julio 2014 13:26
Merkel y Putin conversando. Foto Reuters

Merkel y Putin conversando. Foto Reuters

BERLÍN.- Los alemanes deben anteponer la paz sobre las consideraciones económicas y aceptar sanciones más severas contra Rusia si es necesario, dijo el ministro de Finanzas germano, según un reporte publicado el domingo por el diario Bild am Sonntag.

La Unión Europea alcanzó el viernes un acuerdo inicial para imponer las primeras sanciones económicas a Moscú tras el derribo de un avión malasio sobre el este de Ucrania que causó la muerte de 298 personas. La evidencia apunta a que separatistas apoyados por Rusia destruyeron la aeronave.

Alemania, la mayor economía de Europa, vendió alrededor de 36 mil millones de euros en bienes y productos a Rusia el año pasado, o casi un tercio del total de la UE.

Las exportaciones alemanas a Rusia cayeron un 14 por ciento en los primeros cuatro meses del año y algunos grupos de empresas han advertido que el declive en el comercio pone en peligro unos 25 mil puestos de trabajo en Alemania.

"Los intereses económicos no son la principal prioridad. La mayor prioridad es garantizar la estabilidad y la paz", dijo el ministro de Finanzas Wolfgang Schaeuble, citado por el diario.

Si los ministros alemanes advirtieran en contra de las sanciones debido al potencial daño que podrían causar a la economía del país, entonces la canciller Angela Merkel tendría a los ministros equivocados, agregó el funcionario.

"Por cierto, una erosión a la estabilidad y la paz sería la mayor amenaza para la situación económica", indicó.

El presidente ruso, Vladimir Putin, podría afrontar una fuerte depreciación del rublo y un alza del déficit como resultado del acuerdo de la UE para congelar activos y denegar visas a decenas de altos funcionarios rusos, dijo Schaeuble.

Un sondeo realizado por la revista Der Spiegel mostró que el 52 por ciento de los alemanes apoya la idea de aplicar sanciones más severas, incluso ante la posibilidad de que se pierdan empleos. Un 39 por ciento está en contra.

La UE ya ha impuesto congelamiento de activos y vetos de viajes a algunos funcionarios rusos, luego de que Moscú decidió anexar la región ucraniana de Crimea y en respuesta al apoyo ruso a los separatistas que luchan contra el Gobierno de Kiev.

Estados Unidos y otras naciones occidentales creen que los separatistas ucranianos derribaron el avión de Malaysia Airlines el 17 de julio, probablemente por error, con un misil tierra-aire suministrado por Rusia.

Los separatistas niegan su responsabilidad, mientras Rusia dice que no ha provisto de artillería pesada a los rebeldes.

SANCIONES CONTRA OLIGARCAS

El vicecanciller alemán, Sigman Gabriel, líder del Partido Social Demócrata que comparte el poder con los conservadores de Merkel, dijo que era tiempo de penalizar a los oligarcas cercanos al primer ministro Putin.

"Tenemos que apuntar a las personas sobre cuyos hombros descansa el Gobierno ruso", dijo Gabriel en una entrevista con la cadena de televisión ARD."Los oligarcas, los millonarios que desean tener casas lindas en las capitales de Europa Occidental, tienen su dinero en cuentas que debemos congelar", manifestó.

Gabriel también criticó a Gran Bretaña y Francia por negarse a detener las ventas de armas a Rusia. Reino Unido ha concedido licencias para vender decenas de millones de libras en armas a Rusia, y Francia desea cumplir con un acuerdo de mil 200 millones de euros para suministrar dos portahelicópteros a Moscú.

"No creo que esta sea una solución muy sensata", dijo Gabriel, que como ministro de Economía intenta aplicar políticas más restrictivas para las exportaciones de armas alemanas.

Gabriel agregó que Alemania revisaría cuidadosamente los contratos de armas, incluso aquellos firmados antes de que surgiera la crisis de Ucrania. "Esperaría lo mismo de Gran Bretaña y de Francia (...) Si uno no tiene cuidado, rápidamente se convierte en un negocio con la muerte", aseveró.