Economía

Al alza, quejas por cargos no reconocidos en tarjetas

10 febrero 2014 5:3 Última actualización 23 agosto 2013 5:59

[Condusef dice que problema requiere atención especial / Bloomberg]


 
Adriana Rodríguez / enviada
 
 
QUERÉTARO, Qro.- La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef) reconoció que las quejas por cargos no reconocidos de tarjetas de crédito con posibilidad de fraude son un problema que requiere especial atención, debido a que hoy en día representan 45 por ciento de las controversias relacionadas con la banca comercial que se presentan ante la institución.
 
 
El presidente del organismo, Mario Di Costanzo Armenta, comentó que ya están trabajando con la Asociación de Bancos de México (ABM) para implementar medidas que reduzcan la clonación, y avanzar en estrategias que ya se están llevando a cabo como la obligatoriedad del chip en los plásticos.
 
 
“Las tarjetas mantendrán los dos mecanismos de lectura –chip y banda magnética-, porque en este tema estamos más avanzados que Estados Unidos, y si el usuario viaja para allá y quiere usar su tarjeta, no vaya a tener problemas para utilizarla. Sin embargo, sí estamos trabajando para que las terminales punto de venta en México sólo lean chip”, señaló.
 
 
En 2012, de los 4.2 millones de quejas que hubo relacionadas con la banca comercial, 58 por ciento, es decir, 2.7 millones, fueron de cargos no reconocidos. Dentro de los cargos no reconocidos, alrededor de 1.9 millones son reclamaciones por un posible fraude, que incluyen robo, extravío de tarjetas, clonación y venta de base de datos.
 
 
En lo que va de este año, los cargos no reconocidos en tarjetas de crédito sigue siendo la causa más recurrente, con más de 50 por ciento de las quejas a nivel nacional.
 
Microcrédito
 
 
Di Costanzo participó en el XII Encuentro Nacional de Microfinanzas, que tiene lugar en esta ciudad, donde la Condusef firmó un convenio con el Programa Nacional de Financiamiento al Microempresario (Pronafim) en materia de inclusión financiera.
 
 
Éste tiene como objetivo evitar las prácticas desleales, como el robo de promotores o la atracción de clientes bajo la promesa de no revisar el historial crediticio, entre las instituciones microfinancieras del país, así como promover la educación financiera entre los acreditados, para evitar malos entendidos y prevenir el sobreendeudamiento.
 
 
“Pensamos que se ha dado una competencia depredadora entre las microfinanzas, además de que el mercado ha crecido mucho; por eso decidimos lanzar esta iniciativa. No puede haber una inclusión financiera responsable si no existe una educación financiera, si no hay acceso a los servicios, y si no hay protección a los usuarios”, dijo Di Costanzo.
 
 
El funcionario señaló que las principales dudas que han manifestado los usuarios del microcrédito tienen que ver con las gestiones de cobranza, las tasas de interés y la mecánica del crédito solidario, y reiteró que la mayoría de las controversias son malos entendidos, consecuencia del desconocimiento sobre el producto por parte del acreditado.