Economía

Ajustes en EU generarán volatilidad: Carstens

En entrevista con El Financiero Bloomberg, Agustín Carstens señaló que el reacomodo de los activos en portafolios podría generar volatilidad, pero que México cuenta con factores que los mercados van a privilegiar en el mediano y largo plazo.
Enrique Quintana
29 septiembre 2014 21:52 Última actualización 30 septiembre 2014 0:50
Agustín Carstens en entrevista con Enrique Quintana

Agustín Carstens, gobernador del Banco de México, conversó con Enrique Quintana. en Coordenadas, por El Financiero Bloomberg TV.

El previsible aumento a las tasas de interés estadounidenses que pretende la Reserva Federal atraerá capitales hacia esa nación vecina, lo que puede generar volatilidad a México debido al reacomodo de los portafolios de inversionistas, advirtió Agustín Carstens en entrevista con El Financiero Bloomberg para el programa Coordenadas.

El Gobernador del Banco de México destacó que esa circunstancia se une a la coyuntura por la que pasan Japón y Europa que, por el contrario, podrían relajar su política para impulsar su economía, lo que complica hacer pronósticos respecto de la medida y el destino al cual se moverán los capitales en el corto plazo.

No obstante, en el mensaje de la Reserva Federal de Estados Unidos hay una buena noticia, pues un alza en sus tasas significaría que la institución encabezada por Janet Yellen percibe una recuperación económica en ese país cuyo dato de crecimiento del PIB al segundo trimestre subió respecto a lo anunciado previamente.


Enrique Quintana. Agustín, un primer tema que siempre flota en el ambiente en estos meses es ¿qué pasa con la política monetaria en el mundo? Pareciera que estamos caminando hacia lo que se ha denominado la normalización de la política monetaria; en octubre, la Reserva Federal aparentemente terminará con las compras de activos y hay la expectativa de que en algún momento de 2015 suba la tasa de interés. ¿Cuál es la panorámica que ves en esta normalización de la política monetaria?

Agustín Carstens: Sí estamos en un periodo de transición; lo que lo hace particularmente difícil de anticipar e incluso de instrumentar para el propio banco de la Reserva Federal es el hecho de que estamos partiendo de una situación sin precedente en cuanto a la expansión monetaria, entonces realmente no hay un precedente que sirva como ejemplo y que ayude a normar las expectativas.

Por eso, el Federal Reserve (la Reserva Federal estadounidense) lo que ha hecho es ser muy explícito en su comunicación en lo que se llama la guía hacia el futuro, lo que se llama Forward Guidance, que es que en sus comunicados es muy explícito sobre cómo y en función de qué ajustaría sobre todo sus tasas de interés, sin embargo el problema que existe es que los mercados se tienden a anticipar a las acciones y eso es lo que le puede meter cierta volatilidad al mercado

Digamos, en un principio el hecho de la normalización es una muy buena noticia, eso quiere decir que la economía de Estados Unidos está fortaleciéndose; precisamente se acaba de revisar el dato del crecimiento del PIB del segundo trimestre, se subió a 4.6%, eso obviamente son buenas noticias para México en general porque implica un mayor crecimiento económico también para México. Pero al final del día, el aumento en las tasas de interés sí va a generar un reacomodo de portafolios que en ese proceso de ajuste podría generar volatilidad, ahora si queremos complicar más el escenario tenemos que, simultáneamente, los otros dos grandes bloques monetarios -el euro y el yen- todavía están en la etapa de relajar su postura monetaria, entonces esa sincronización hace todavía más complicado el proceso de ajuste de portafolios

E.Q. ¿Qué tanto debiéramos temer a ese reacomodo de activos en los portafolios? Porque hay quien dice que una buena noticia para el peso mexicano es que es una moneda de gran liquidez, en los últimos años ha logrado esto a nivel internacional, pero es una mala noticia porque es de las más sensibles a estos reacomodos de portafolio. La gente sabe que vender activos en pesos es más fácil que vender activos en reales o en otras monedas emergentes, ¿qué tanto debiéramos ser precavidos y temer a esto Agustín?

A.C. Seguramente vamos a tener cierta volatilidad, sin embargo lo importante es ver cuáles son las anclas que tenemos y que al fin del día determinan el comportamiento de mediano y largo plazo del tipo de cambio. Eso, sin lugar a dudas, siempre son los fundamentos macroeconómicos, y los fundamentos macroeconómicos en México están bien.

Yo creo que va haber tres factores que los mercados van a privilegiar en el mediano y largo plazo con respecto a sus inversiones: aquellos países que tienen una posición externa fuerte, aquellos países que tienen capacidad de generar crecimiento económico y, esto último, en el contexto de que tengan capacidad para mantener la estabilidad financiera, y yo pienso que México cumple con esos tres factores.

Sin duda no tenemos ningún desbalance estructural macroeconómico, por otro lado tenemos una situación externa fuerte; no tenemos cuenta corriente que no se pueda financiar; no tenemos un problema de sobreendeudamiento en el sector público ni en el sector privado; tenemos nivel récord de reservas internacionales; tenemos la línea de crédito flexible con el Fondo Monetario; tenemos una banca bien capitalizada y sin problemas de carteras vencidas; no tenemos burbujas en activos, por ejemplo en mercado hipotecario, entonces lograr por otro lado todos estos elementos que nos van a dar estabilidad financiera se combinan con un buen potencial de crecimiento económico y ahí es donde encajan muy bien las reformas estructurales en México.

Los países que puedan mantener la estabilidad y además crecer son aquellos que los mercados van a privilegiar y ahí es donde yo creo se insertan los activos en pesos; esto no quiere decir que en el corto plazo no tengamos volatilidad, que tengamos cierta turbulencia, para eso está también el régimen de tipo de cambio flexible, para que ayude a acomodar esos ajustes en portafolio, pero digamos en el mediano y largo plazo yo creo que el peso está y los activos denominados en moneda nacional están bien cimentados.

E.Q. Déjame ver si lo resumo, sí va haber turbulencia, no podemos estar ajenos a una turbulencia que va ser internacional, pero la solidez de las finanzas mexicanas permite anticipar que esa turbulencia eventualmente no afecte a los aspectos estructurales de la economía.

A.C. Correcto, Correcto

E.Q. ¿Qué te parece si entramos un poco a México? Recientemente, el INEGI dio a conocer las cifras de inflación de la primera quincena de septiembre, y hay algunos que están viendo estos datos con preocupación; 4.21, la inflación general pero en la no subyacente ya estamos arriba del 7 por ciento, sobre todo por productos agropecuarios, los perecederos, que son los que más oscilan. ¿Preocupa al Banco de México este nivel Agustín?

A.C. Bueno, ciertamente nosotros lo observamos con mucho cuidado, obviamente nosotros no estábamos esperando niveles de inflación que ahorita estuvieran por arriba del 4 por ciento, los veíamos más cercanos del 4, aunque es una diferencia pequeña y por la razones que tú explicas, transitorias.

Realmente en nuestra visión de la inflación hacia delante, que es realmente en los próximos 12 y 18 meses, que es el horizonte a lo que más atención le ponemos porque es donde puede tener efecto la política monetaria, vemos una alta probabilidad de que podamos converger al 3 por ciento. ¿Por qué? Por dos razones muy importantes: uno en enero del próximo año el efecto que tuvo la reforma fiscal, las medidas tributarias, va a desaparecer dentro del cálculo de la inflación, y el segundo, que es quizás el más importante y que también va a ayudar en el tema de la inflación no subyacente, es el compromiso del gobierno federal de tener un ajuste en el precio de las gasolinas que va ser de 3 por ciento. Algo que a nosotros nos mete digamos un handicap importante es que los precios de la gasolina en los últimos años se han venido ajustando por arriba del 10 por ciento, entonces un componente tan importante en la inflación pues sí hace más complicado pegarle a la meta del 3, pero ahora lo que estamos viendo es lo que realmente es deseable, que el ajuste de los precios públicos, en particular la gasolina, esté alineado con el objetivo de la inflación.

E.Q. Hablando de inflación, en esta etapa en la que se está discutiendo en el Poder Legislativo el paquete económico hay quien ha puesto también el acento en el tema déficit que puede ser de uno por ciento si se mide de cierta manera o hasta 3.5 si se ve como una medición más amplia. ¿Ve el Banco de México una amenaza en esta variable Agustín?

A.C. No, realmente el nivel de endeudamiento también es algo que hay que cuidar, sin embargo, yo pienso que el gobierno está haciendo bien en usar el espacio fiscal que tenemos ahorita para consolidar el proceso de crecimiento y recuperación económica. También hay que tener en cuenta que todos los documentos que presentó el gobierno se enmarcan en la ley de responsabilidad fiscal y hay proyecciones hacia delante y donde se ve que lo que es de esperar es que se estabilice la razón de deuda sobre PIB, incluso que empiece a caer hacia finales de esta administración. Yo creo que se está haciendo con prudencia, hay que seguir con esa prudencia, yo creo que es oportuno usar ese espacio fiscal que tenemos ahorita para consolidar la recuperación de la economía.

E.Q. Agustín, continuando con los temas respecto a la economía mexicana, hay uno que ha sido polémico desde hace meses: el tema del crecimiento, ¿cuál es el nivel que tendremos en este año?, ¿cuál es el que se visualiza para 2015? El Banco de México, como casi todos los expertos, ha bajado sus estimaciones, su rango, para este 2014. ¿Ves todavía las cosas como en la última revisión de esa expectativa?

A.C. No, yo creo que se nos ha confirmado un poco la visión que teníamos en nuestro último informe de inflación donde realmente lo que reportábamos es que el principal lastre para el crecimiento este año se dio en el primer trimestre y en el último trimestre del año pasado, estábamos viendo en ese entonces una recuperación incipiente, y yo diría que en los últimos dos o tres meses hemos continuado viendo que ese proceso de crecimiento se está consolidando; entonces, ¿los rangos que manejamos en su momento siguen siendo válidos? No, hacia el año entrante tendremos un crecimiento todavía más acelerado, entonces yo pienso que, por ejemplo, las cifras de crecimiento para el año entrante en criterios suenan razonables.

E.Q. Ya sé Agustín que si te pregunto de cuándo va a subir las tasas el Banco de México, no me vas a responder, evidentemente, pero en las discusiones cuando uno ve las minutas de las juntas de gobierno, uno de los factores que se visualizan es la holgura con la que la economía está operando. ¿Todavía ves meses por delante sobre la base de esta perspectiva que describes con razonables niveles de holgura económica?

A.C. Vemos que el grado de holgura se va ir cerrando y, de hecho, nuestras estimaciones puntuales indican que la brecha del producto se cerraría por ahí de finales del 2015 o inicios de 2016; es un poco impredecible porque la brecha del producto en sí es una variable que no es observable, entonces ahí lo que se hace es que se toma una estimación del PIB potencial que quiere decir el máximo crecimiento dado los factores que tiene la economía, la tecnología, las propias regulaciones y se compara contra la trayectoria que se espera del PIB.

E.Q. ¿Ese PIB potencial está ahora como en 5, 4.5 por ciento?

A.C. No, el potencial está yo diría entre 2.5 y 3 por ciento pero con las reformas estructurales ese PIB potencial va ir aumentando, de hecho nosotros estimamos que en cuestión de 4 o 5 años ese PIB potencial sí debería estar cercano al 5%; podría haber escenarios donde una mayor brecha pudiera ser resultado de una buena señal de que el PIB potencial sea mayor. Pero digamos con la información que tenemos al día de hoy, nuestra mejor estimación es que la brecha se iría cerrando hacia finales de 2015, inicios de 2016.

E.Q. Has explicado el tema de las reformas, como elementos que apuntan a la productividad y algunos dicen la productividad es el mejor antídoto contra la inflación porque genera un crecimiento de la masa de bienes, ¿cuándo percibes tú que el conjunto de las reformas va a tener el efecto esperado en productividad?

A.C. Yo creo que va ser un tema gradual, va ser una cuestión gradual, hay algunas reformas que pueden tener un impacto más inmediato, digamos al final del día esto podría ser a través de costos, ¿no? En telecomunicaciones, por ejemplo, ha habido algunas revisiones de costos a la baja en la reforma financiera pues hay una mayor disponibilidad de financiamiento, eso también es un factor que es un insumo muy importante en la producción. Pero factores como, por ejemplo, la educación pues eso va llevar más tiempo en que se manifiesten en la productividad, obviamente la reforma energética también debe de bajar los costos de los insumos e incluso mejorar la calidad de los insumos y eso también debe tener un impacto muy inmediato.

E.Q. En la economía, tú sabes, mucho es percepción y no sólo realidad, al Banco de México lo buscan mucho inversionistas internacionales, le tocan la puerta, piden consultas para conocer de la realidad de México, ¿cómo ha cambiado en tu percepción la imagen que tienen estos inversionistas de la economía mexicana, digamos, en el último año?

A.C. Bueno yo creo que han pasado de una situación positiva pero escéptica sobre las reformas a una tesitura más positiva, primero porque el proceso legislativo terminó, ahora la inquietud es una inquietud que todos compartimos y que es el gran reto para el gobierno: la implementación oportuna y adecuada de las reformas. Yo creo que ese va a ser un factor que muchos inversionistas van estar muy al pendiente y, conforme se vaya viendo el avance en la implementación de las reformas, yo creo que se puede ir dando un círculo virtuoso e incluso y hasta se podrían empezar a generar sinergias entre las diferentes reformas. Si hay por ejemplo más apetito para invertir en el sector energético, pues eso le podría dar mucho mayor demanda al crédito y eso podría ayudar a que el crédito en México avance más. Entonces, yo pienso que digamos que sin duda la percepción es positiva, yo creo que ha venido progresando, el escepticismo se ha diluido y ahora hay mucha vigilancia en temas de la implementación; las principales preguntas hechas a mí, en lo particular, van muy orientadas al tema de la implementación.

E.Q. Instrumentación, siempre lo más complicado en cualquier proyecto en cualquier proceso de reforma


A.C. Exactamente

E.Q. Agustín, hay ciertas preocupaciones a nivel internacional a propósito de que otra vez estemos generando burbujas y ahora se habla del tema de los mercados bursátiles por crecimientos muy elevados, particularmente en ciertos segmentos como el de internet, redes sociales, la colocación reciente de la gran empresa china Alibaba y su incremento de 38 por ciento en un solo día. A tu juicio ¿debiera ser para los bancos centrales un tema a observar un crecimiento de estos valores?

A.C. En todo este periodo postcrisis, desde 2008, sí se ha comentado mucho en los foros de bancos internaciones si debería ser parte del mandado de los bancos centrales cuidar la estabilidad financiera y que no tengan un objetivo por ejemplo exclusivamente en temas de la inflación; el punto es de que si hay algunas circunstancias en que los movimientos que dicte la política monetaria orientada a la inflación podrían afectar la estabilidad financiera, caso en punto pues es lo que ahorita se podría estar viendo en Estados Unidos, con presiones y tasas a la alta que podrían afectar algunos valores y podrían generar pues todo este reacomodo de portafolio que se está iniciando.

Ahí lo que se ha discutido y hemos avanzado, yo digo en general en la comunidad de banqueros centrales e incluso aquí en México, en que se tenga nuevos instrumentos y por instrumentos se habla de medidas macroprudenciales, y las medidas macroprudenciales es más bien utilizar regulación financiera que pudiera de manera más directa, digamos más quirúrgica, afectar a los mercados donde se estén generando las burbujas. Que no se tengan que utilizar las tasas de interés para deshacer por decir esas burbujas, porque las tasas de interés son un instrumento muy fuerte para brotes de burbujas o de precios desalineados, que igual no requerirían un remedio tan dramático como movimientos en las tasas que afectan a toda la economía y no nada más a ese sector donde se podrían estar dando los desalineamientos.

E.Q. Hablando justamente de instrumentos en manos del banco central, la Reforma Financiera le ha dado al Banco de México algunos instrumentos nuevos para incidir, por ejemplo, en el crédito bancario ¿se siente cómodo el Banco de México con estas nuevas atribuciones?

A.C. Las atribuciones más bien no son tanto para impulsar el crédito, sino más bien son para mejorar el funcionamiento de los medios de pago, los medios de pago electrónicos, y ahí sí hemos hecho bastante avance; por ejemplo, estamos ahorita en el proceso de aumentar la competencia en las cámaras de compensación de pagos electrónicos, de tarjetas de crédito y hemos visto una reducción en las tarifas de intercambio que se cobran, entonces todo eso debe de incidir en que el uso de las tarjetas de crédito y medios de pago electrónicos sean más baratos y haya una mayor terminalización y se puedan usar de manera más efectiva en medios de pago electrónicos. Yo diría que esa es la parte más importante en cuanto a facultades que incidió sobre el Banco de México.

E.Q. Agustín, tú conoces muy bien el sistema financiero internacional por haber estado en el Fondo Monetario Internacional, haber participado ampliamente en el Banco de Pagos Internacionales ¿cómo podemos comparar al Banco de México con otros bancos centrales, necesita todavía madurar más, ¿estás satisfecho con el nivel de capacidad y de atribuciones del banco?, ¿cómo los ves?

A.C. La verdad es una pregunta difícil para mí, porque mi respuesta podría parecer falta de modestia, pero yo diría que el Banco de México, sí está a nivel de, digamos, estamos en la frontera del conocimiento y de lo que abarcamos con respecto a otros bancos centrales; el Banco de México es un banco que, por ejemplo, en términos de comunicación tenemos una política muy abierta, eso de publicar las minutas creo que ha sido un gran avance. Por otro lado, hemos desarrollado mayores capacidades para analizar el tema de la estabilidad financiera en los últimos años, hemos creado toda una división en el banco que se orienta precisamente a analizar el tema particular de estabilidad financiera, pues realmente ya llevamos muchos años de estar prácticamente en nuestro objetivo de inflación, hay todavía un avancito marginal que nos falta, pero yo espero que lo podamos conseguirlo el año entrante. Yo creo que el banco, desde ese punto de vista de capital humano, desde el punto de vista de la función que debe jugar dentro de la economía, creo que ha hecho un buen papel.

E.Q. ¿Qué cambio es el más importante desde aquellas primeras épocas, cuando estabas tú en operación en el Banco de México, ya hace muchos años, a esta última época, en que has estado al frente del banco?

A.C. Yo creo que el Banco de México ha logrado insertarse muy bien dentro de la globalización y hemos podido hacer transiciones muy importantes; tú te acordarás, sin duda, de que antes estábamos en este ambiente donde el ancla nominal en la economía era el tipo de cambio y eso después nos podía generar desalineaciones importantes y ser contribuyente importante el ajuste cambiario a crisis financieras en el país. Creo que el mayor éxito para mí es que logramos hacer la transición de un tipo de cambio fijo a uno flexible, porque eso a la economía le da más capacidad de absorber choques, y, sobre todo, yo creo que el mejor logro de los últimos años, 10 años, es de que incluso los movimientos en el tipo de cambio ya no se mapean inmediatamente sobre la inflación y eso lo que nos da es que el tipo de cambio real pueda cambiar y eso pueda tener un impacto real sobre la economía que permite que en momentos difíciles la economía se pueda recuperar.

También el hecho de que tengamos unas expectativas de inflación relativamente bien ancladas nos ha permitido, por ejemplo, bajar las tasas de interés cuando nosotros percibimos que no hay presiones inflacionarias subyacentes importantes para ayudar a la recuperación económica; sigue siendo la motivación de esas acciones el objetivo de inflación, pero poder coadyuvar a la recuperación de la economía creo que también es un logro de la madurez que ha tenido el régimen monetario, que la gente confíe en él y que nos da esos grados de libertad.

E.Q. Finalmente, Agustín, ¿el futuro de Agustín Carstens?

A.C. El Banco de México (risas).

E.Q. ¿Mucho que hacer todavía? (risas)

A.C. Todavía mucho que hacer.

Todas las notas ECONOMÍA
Trump ‘se cuela’ a la COP13
COP13 hace llamado a reconocer biodiversidad y respetar naturaleza
Euro y el sistema bancario serían los más golpeados de un “no” en Italia
Carrier 'cumple' a Trump, pero abre plazas en México
EU debe completar trabajo con sistema bancario del país: Dudley
En dos años, Edomex baja cinco posiciones en competitividad
Médicos, profesores y barrenderos, mucho más estresados que usted
Socio comercial número 1 se llama México: gobernador de Arizona
Slim te explica por qué cree que Trump puede ser bueno para México
Mañana se licita la Ronda 1.4, pero podría no ser el mejor momento
Recesión provoca que en los bares se beba menos... pero mejor y más barato
México, debe estar unido ante amenazas de proteccionismo: SE
México buscará acuerdos bilaterales con países del TPP: Peña Nieto
Comercio exterior es para que todos ganen: Guajardo
BMV cae 1.77% en la semana y extiende racha bajista
STPS prevé recuperación de 15% de poder adquisitivo por alza salarial
México debería cambiar reglas obsoletas del Banxico: Revilla
¿Quién puede ser el sucesor de Carstens en el Banxico?
Tipo de cambio sube en ranking de mayores riesgos para México
Carstens, con el 'bat' listo si la inflación acelera
5 datos por los que la COP13 te podría interesar
Tres malos augurios para México en 2017
México recibe a gigantes petroleros con una Pemex 'enferma'
Inflación se aceleraría pero se mantendrá dentro de meta: Carstens
Indicador coincidente revela debilidad en septiembre