Economía

Ajustes al gasto, para prevenir economía familiar: Hacienda

La caída de los precios del petróleo ha generado escenarios de volatilidad mundial, por lo que en México se hizo necesario hacer un recorte al gasto público, esto con el objetivo de proteger la economía de las familias del país, señaló la dependencia en el Informe Semanal de su Vocería.
Notimex
01 febrero 2015 16:18 Última actualización 01 febrero 2015 16:18
Economía

El recorte del gasto público, para proteger a las familias mexicanas, afirmó Hacienda. (Cuartoscuro)

CIUDAD DE MÉXICO.- Los ajustes al gasto anunciados el viernes pasado son acciones preventivas y prudentes para mantener la estabilidad y, sobre todo, proteger la economía de las familias mexicanas, aseguró la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

En el Informe Semanal de su Vocería, destacó que el gobierno de la República seguirá impulsando el desarrollo nacional, protegiendo ante todo y a pesar de cualquier coyuntura, la economía familiar.

Por ello, se compromete a mantener la disciplina fiscal y la estabilidad macroeconómica a través de un manejo sólido, prudente y transparente de las finanzas públicas, añadió la dependencia federal.

Resaltó que las principales variables del país (bajo nivel de deuda, tipo de cambio flexible, altas reservas internacionales, expectativas de inflación ancladas y coberturas para proteger los ingresos petroleros), reflejan la solidez de la economía mexicana, generando certidumbre y confianza en los mercados nacionales e internacionales.


Sin embargo, precisó, desde el último trimestre de 2014 el entorno internacional se ha deteriorado, lo que ha provocado volatilidad en los mercados financieros globales, debido principalmente a un significativo descenso de los precios del petróleo, un posible endurecimiento de la política monetaria de Estados Unidos y un moderado crecimiento de la economía global.

La Secretaría de Hacienda señaló que ante el nuevo escenario internacional, el país requiere que el nivel de gasto público multianual sea congruente con la capacidad de financiamiento sostenible por el Estado mexicano.

Refirió que con este diagnóstico, el presidente Enrique Peña Nieto instruyó al Gabinete a llevar a cabo las acciones preventivas y prudentes para mantener la estabilidad.

En este sentido, el 30 de enero pasado, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, anunció una serie de medidas que se implementarán de manera ordenada y con una visión de mediano plazo para hacer frente al complejo entorno que se prevé para 2016.

Conforme a Ley Federal de Presupuesto y Responsabilidad Hacendaria (LFPRH), y bajo los criterios de responsabilidad, austeridad, prudencia, transparencia y rendición de cuentas, las dependencias y entidades de la Administración Pública Federal (APF) ajustarán su gasto en 52.3 mil millones de pesos.

Por su parte, Petróleos Mexicanos (Pemex) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) propusieron a sus Consejos de Administración ajustes por 62 mil millones y 10 mil millones de pesos, respectivamente.

Con ello se prevé que el monto total sea de 124.3 mil millones de pesos, equivalente a 0.7 por ciento del PIB, donde 65 por ciento se aplicará a gasto corriente y el 35 por ciento a gasto de inversión, detalló la SHCP.

Precisó que al gasto corriente por 34 mil millones de pesos se realizará en servicios personales, gasto de operación y subsidios, a través de la implementación de medidas de austeridad y disciplina presupuestaria.

Sobresale una reducción de 10 por ciento en la partida de sueldos y salarios para mandos medios y superiores; una disminución de 10 por ciento del gasto en plazas de carácter eventual y por honorarios; se restringe la creación de plazas, y una reducción de 10 por ciento en el gasto destinado a comunicación social.

Además, se ajusta la meta de Transición Digital Terrestre de 13 millones a 10 millones de televisores, y una menor meta de crecimiento en el Programa de Adultos Mayores.

Sobre el gasto de inversión, la SHCP apuntó que se prevé que el ajuste sea de alrededor de 18 mil millones de pesos, por lo que las dependencias deberán reducir y recalendarizar metas físicas de los programas y proyectos de inversión aprobados para este año.