Economía

Afores cumplen 18 años con la misma tasa de aportación

Entre los retos por cumplir a 18 años de su creación está incrementar la cobertura, así como la tasa de reemplazo, el régimen de inversión y el ahorro voluntario, según la Consar.
Redacción
30 junio 2015 10:46 Última actualización 30 junio 2015 17:9
¿Cuál es el futuro del retiro en México?

Actualmente en México las personas mayores de 60 años representan menos del 10 por ciento de la población, para el 2050 esto representará el 33 por ciento quienes enfrentaran dos tipos de problemas, las pensiones y el ahorro.

CIUDAD DE MÉXICO.- Este miércoles las administradoras de ahorro para el retiro cumplen 18 años y llegarán a esta edad con la misma tasa de aportación con la que nacieron que es de 6.5 por ciento, de las más bajas de América Latina.

Para la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar), las Afores llegan a su mayoría de edad con diversos retos por cumplir: incrementar la cobertura, aumentar la tasa de reemplazo, ampliar régimen de inversión, fortalecer la competencia, aumentar el ahorro voluntario y reforzar la educación financiera y la difusión en materia pensionaria.

El órgano regulador de las Afores detalló que el sistema de pensiones de cuentas individuales puesto en marcha el 1 de julio de 1997, llegó para solventar la insostenibilidad financiera del esquema de retiro de beneficio definido y los profundos cambios demográficos que el país vive desde entonces y que se acelerarán dramáticamente en las próximas décadas.

A pesar de que el Sistema de Ahorro para el Retiro aún tiene retos importantes por cumplir para que los trabajadores obtengan pensiones mayores al 25 por ciento del su último salario, ya se han realizado diversos esfuerzos para mejorar las condiciones pensionarias de los trabajadores.

Por ejemplo, recientemente se lanzó la campaña: ahorrar voluntariamente nunca fue tan fácil. Ya sea a través de la domiciliación vía tarjeta de débito o de las más de tres mil 400 redes comerciales (Telecomm y 7-Eleven), hoy el sistema cuenta con mecanismos que facilitan el que los mexicanos ahorren para su futuro.

Hoy en día el sistema acumula 2.5 billones de pesos de ahorro pensionario perteneciente más de 53 millones de ahorradores, cifra que representan el 14 por ciento del Producto Interno Bruto del país. De dichos recursos 1.1 billones son rendimientos netos de comisiones, lo que significa 44 por ciento del saldo del sistema.

Un ahorrador con ingresos de cinco salarios mínimos que hubiese empezado a cotizar el 1 de julio de 1997 en una Afore de altos rendimientos y bajas comisiones, tendría hoy acumulados en su cuenta individual 227 mil 639 pesos de los cuales, 53.5 por ciento (121 mil 870 pesos) son producto de las aportaciones obligatorias y 46.5 por ciento (105 mil 769 pesos) de los rendimientos generados.

En la historia del SAR (julio de 1997 al cierre de mayo de 2015) la rentabilidad de las Afore alcanzó una tasa anualizada de 12.32 por ciento en términos nominales y de 6.18 por ciento en términos reales, es decir, una vez descontada la inflación, lo que las ubica como una de las mejores alternativas de ahorro del país.

Al cierre de mayo del presente año, 804 mil 868 millones de pesos del ahorro pensionario de los mexicanos han sido destinados al desarrollo de empresas mexicanas de distintos tamaños pertenecientes a distintos sectores de la actividad económica y la tendencia es claramente ascendente. Dentro de este monto se encuentra el financiamiento a la infraestructura por 261 mil 319 millones de pesos.

Con la reciente creación del Expediente Electrónico Único y próximamente del uso de biométricos, el SAR se moderniza y avanza hacia la era de la digitalización.

Hoy los ahorradores reciben tres estados de cuenta al año, con información accesible y detallada sobre el manejo de los recursos de la cuenta Afore y diferenciados por tipo de trabajador.

Además de los rendimientos y las comisiones, los ahorradores tienen a partir de este año, un nuevo indicador para comparar a las Afore: los servicios que éstas proveen.