Economía

Afecta a EPN “Maldición del primer año”,
se desacelera economía

Cesáreo Gómez, investigador de tiempo completo de la Universidad Nacional Autónoma de Nuevo León, señaló que durante el primer año de cada sexenio se reduce la actividad económica. A esto de se le denomina la "Maldición del primer año"



Arturo Bárcenas
27 marzo 2014 18:11 Última actualización 27 marzo 2014 20:0
Enrique Peña Nieto

Enrique Peña sufre "Maldición del primer año"


MONTERREY.- Pese a las reformas estructurales propuestas por el Presidente Enrique Peña Nieto, su administración no escapó del fenómeno conocido como “Maldición del primer año”, el cual consiste en que durante los primeros 12 meses del nuevo gobierno federal la economía sufre una desaceleración, siendo el sector de la construcción el que más los resiente.

Cesáreo Gámez, maestro de tiempo completo de la Facultad de Economía de la Universidad Autónoma de Nuevo León, dijo que durante el primer año de cada sexenio la actividad económica sufre una contracción y esto es un fenómeno recurrente desde la década de los 40´s.

La ‘Maldición del primer año’ es un fenómeno que se ha presentado desde la transición de Manuel Ávila Camacho a Miguel Alemán. Son 12 sexenios desde entonces y en 11 de éstos se ha producido esta desaceleración”, señaló.



Cifras del Inegi le dan la razón a Gámez, pues indican que durante el año pasado la economía creció solamente 1.1 por ciento respecto al 2012, cuando un año antes había crecido 3.9 por ciento en relación al 2011.

Por su parte, la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción señaló que durante el 2013 el sector registró un débil desempeño, al reportar una caída de 4.5 por ciento respecto al 2012.

El catedrático dijo que a este fenómeno se le han dado dos clases de explicaciones, una de tipo económico, que consiste en que el nuevo gobierno tiene que ajustar las cosas que dejó la administración anterior y otro de tipo administrativo, que señala que en México cada seis año no solamente se cambia de Presidente, si no que cambian todos los secretarios de estado.

“Con estos movimientos, que se generan al mismo tiempo, se desquicia el funcionamiento del gobierno federal. El primer año de cada administración hay una contracción real del gasto público, no del programado, sino del gasto ejercido, porque cambian las cuentas, cambian las firmas de autorización, en fin, cambia todo, y por eso, todo se paraliza, lo cual tiene un efecto multiplicador en el resto de la economía”, explicó Gámez

Sin embargo, destacó que este fenómeno se da sólo en el primer año, pues generalmente en el segundo y tercer año de las administraciones se recupera la economía y vuelve a la tendencia normal, incluso el segundo año es cuando crece más.

Dijo que en el último año de cada sexenio, hablando de gasto público, es donde se gasta más, por ello las administraciones entrantes no pueden seguir este ritmo y se ve la caída de la economía.

Esta visión es confirmada por la CMIC al señalar que el sector sufre un efecto “sexenal”, pues el ciclo económico de la construcción es susceptible a los cambios de gobierno, por lo que generalmente durante el primer año de cada administración reporta caídas importantes respecto al último año del gobierno anterior.