Economía

Advierten riesgos a la salud y el bolsillo de los mexicanos si se gravan refrescos

10 febrero 2014 4:12 Última actualización 22 octubre 2013 13:54

[Gravar refrescos sólo afectará a los que menos tienen, advierten industriales y empresarios del sector. / Cuartoscuro] 


 
Redacción
 
 
 
La reforma hacendaria de Enrique Peña Nieto en la que se contemplan impuestos a productos de alto contenido calórico y bebidas azucaradas provocará que los mexicanos recurran al consumo de endulzantes químicos, los cuales son más nocivos para la salud. Asimismo, afectará el bolsillo de los que menos tienen y, de paso, se pondrán en riesgo más de 20 mil empleos en el corto y mediano plazo.
 
 
Así lo señalaron representantes de la Cámara Nacional de la Industria Azucarera y Alcoholera (CNIAA) y la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadasn (Anprac), al afirmar que las medidas fiscales previstas en la reforma son "discriminatorias", ya que no se contemplan gravámenes a productos "que sí fomentan la obesidad", como las hamburguesas que venden las grandes cadenas transnacionales.
 
 
Humberto Jasso, presidente del organismo azucarero, estimó que de los 12 mil 500 millones de pesos que el gobierno federal prevé recaudar por el Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS) a estos productos, sólo erogaría 316 millones de pesos -un 2.5 por ciento- para la prevención de la obesidad.
 
 
Al presentar un documento donde el sector plantea sus inconformidades sobre el tema, dijo que esos cobros previstos en la reforma hacendaria que analiza el Senado de la República afectaría a la población de menores ingresos.
 
 
Sostuvo que se trata de un impuesto que afecta a un producto natural como el azúcar e incentiva la desviación hacia otros productos de origen químico que a la larga resultarían más nocivos y darían un sentido contrario al cuidado de la salud.
 
 

Mencionó que actualmente la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que pagan los refrescos es superior a 20 millones de pesos, recursos que, apuntó, no han sido destinados al combate a la obesidad.
 
 

Humberto Jasso comentó que los nuevos cobros a las bebidas azucaradas, entre ellas el refresco, que ya paga IVA, representaría una carga adicional de 15 a 20 por ciento.
 
 
Por su parte, el presidente de la Anprac, Fernando Ponce, aseguró que esta iniciativa afectaría de manera directa a más de 10 mil empleos en el corto plazo y hasta 20 mil empleos en el mediano.
 
 

En realidad, dijo, el argumento utilizado para gravar a esta industria no se sostiene por sí sola, pues se trata de un impuesto meramente recaudatorio que no resuelve el problema de la obesidad y en cambio sí impactará a los sectores de medianos ingresos.
 
 

A su vez, el senador del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Armando Neyra Chávez, pidió revisar a fondo esta iniciativa para conocer sus verdaderos límites y alcances, antes que aprobar una iniciativa que afecte a la cadena productiva del azúcar.
 
 

Aseguró que están en riesgo más de 800 mil "tienditas" donde más de 40 por ciento de la utilidad que obtienen proviene del refresco y otro tanto de productos denominados "chatarra" y que también tendrán una carga fiscal.
 
 
 
Con información de Notimex