Economía

Adolescentes desaparecen de la fuerza laboral de EU

Uno de cada tres adolescentes de Estados Unidos trabajó o buscó empleo en enero, un bajo nivel récord desde 1948, la mayoría prefiere concentrarse en acceder a la universidad.
Bloomberg
19 febrero 2014 11:22 Última actualización 19 febrero 2014 11:34
Etiquetas
Usuarios de PC

[En EU se difundirá la estadística semanal sobre las solicitudes de seguro por desempleo / Bloomberg]

ESTADOS UNDIOS.- Akil Alvin, de Detroit, tiene 19 años y le cuesta conseguir empleo al verse obligado a competir con candidatos mayores y más competentes. Alex Lothspeich, de Charlotte, Carolina del Norte, tiene 17 años y opta por no ingresar a la fuerza laboral para concentrarse en sus estudios secundarios.

Ambos ilustran los cambios en la fuerza laboral adolescente. Los jóvenes estadounidenses como Alvin que quieren trabajar no consiguen hacerlo en momentos en que el desempleo en la franja de entre 16 y 19 años es de más del triple que entre el resto de los trabajadores. Al mismo tiempo, más adolescentes adoptan la vía de Lothspeich y renuncian a un empleo para concentrarse en acceder a la universidad.

Sólo uno de cada tres adolescentes de Estados Unidos trabajó o buscó empleo en enero, un bajo nivel récord desde 1948, cuando el Departamento de Trabajo comenzó a registrar los datos. Esa falta de experiencia laboral podría perjudicar a los futuros trabajadores, que carecerían de habilidades básicas que sus padres desarrollaron sirviendo mesas o manejando cajas registradoras, dicen algunos economistas.


“La experiencia laboral complementa la habilidad, y la combinación de ambas es más valiosa que cualquiera de las dos cosas por separado”, dijo Anthony Carnevale, director del Centro de Educación y Fuerza Laboral de la Universidad de Georgetown. “Ahora es más difícil que antes empezar, incorporarse a la economía estadounidense”.

La participación de los adolescentes en la vida laboral se desplomó durante los 18 meses de recesión que finalizaron en junio de 2009 y ha seguido cayendo, lo que ha acelerado una declinación de dos décadas.

La caída comenzó en la década de 1990 a medida que crecía la matriculación universitaria. En enero, el 33.3 por ciento de quienes tenían entre 16 y 19 años estaba incorporado a la fuerza de trabajo, en comparación con 59.3 en 1978, la proporción más alta de que se tenga registro.

ACTIVIDAD DE LOS JÓVENES

Lo que ha cambiado “es la medida en que la juventud combina estudios y trabajo”, escribió la economista Alicia Sasser Modestino, una autora de un informe de diciembre que publicó el Banco de la Reserva Federal de Boston. “Estudiar se ha convertido en la actividad de facto de los jóvenes”.

La proporción de jóvenes de entre 16 y 19 años que dijo que ir a la escuela era el motivo por el que no trabajaba subió a 89 por ciento en 2012, mientras que era de 87.7 por ciento en 2000, sobre la base del análisis del estudio de la Fed de Boston de los datos de la Encuesta de Población Actual.

“Hacen el pasaje del estudio al trabajo más adelante”, dijo John Challenger, máximo responsable ejecutivo de Challenger, Gray Christmas Inc. “Ahora trabajan en la casa más que antes, se incorporan a equipos deportivos, hacen más trabajo voluntario”, dijo en una entrevista sobre el análisis de la fuerza laboral adolescente de la firma consultora de empleo que se difundió ayer.