Economía

Acuerdo de la OPEP para reducir producción es "inminente": Maduro

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela, aseguró que es inminente un acuerdo de los países de la OPEP para congelar y reducir la producción y lograr subir los precios de manera justa y responsable.
Reuters
23 noviembre 2016 18:15 Última actualización 23 noviembre 2016 18:15
petróleo

(Bloomberg)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este miércoles que un acuerdo para congelar la producción de los países de la OPEP es inminente, y envió a su ministro de petróleo a Rusia para ayudar a que otros países finalmente se plieguen al pacto con miras a impulsar los precios del crudo.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) acordó en septiembre limitar la oferta con condiciones especiales para Libia, Nigeria e Irán, cuya producción ha sido afectada por guerras y sanciones. La próxima reunión del grupo, donde se espera un pacto definitivo, será el 30 de noviembre.

"Es inminente un acuerdo de los países OPEP para congelar y reducir la producción y lograr equilibrar el mercado y subir los precios de manera realista, justa y responsable", dijo el mandatario en un discurso televisado.

"He encargado nuevas tareas al compañero Eulogio del Pino para que en los próximos días vaya hasta Moscú a terminar el acuerdo con Rusia, los países no OPEP y la OPEP" agregó.




Venezuela es uno de los países que más ha abogado a favor de un acuerdo para restringir los suministros, pues depende de sus ingresos petroleros.

Un 95 por ciento de los ingresos por exportación del país provienen del crudo, por lo que la caída de los precios ha contribuido a profundizar su severa crisis de inflación, recesión y escasez.

El miércoles Irak también dijo que está dispuesto a recortar su producción como parte del plan.

Sin embargo, el precio del crudo cayó el miércoles porque los operadores todavía tienen dudas sobre si se logrará reducir el bombeo entre un 4 a un 4.5 por ciento, o más de 1.2 millones de barriles por día, según cálculos de Reuters.

Rusia, un productor importante fuera de la OPEP, dijo que recortaría el bombeo en apoyo del grupo, pero las compañías petroleras del país no han trabajado en los detalles de la medida, lo que complica la perspectiva del acuerdo.

El grupo ha sido enfático al decir que cualquier acuerdo que no contemple a los grandes actores fuera del cártel tendrá incidencia limitada.