Economía

Manufactura de China se contrae por quinto mes consecutivo

El indicador PMI correspondiente a diciembre llegó a 49.7 unidades, frente a las 49.6 del mes anterior, lo que anticipa que el gobierno tendría que intensificar sus estímulos económicos; el sector servicios cerró el año en franca expansión.
Reuters
01 enero 2016 17:20 Última actualización 01 enero 2016 18:12
PMI manufacturero de China

PMI manufacturero de China. (Bloomberg)

PEKÍN.- La economía china parece destinada a un comienzo complicado de 2016 después de que la actividad del sector manufacturero mostro en diciembre una mínima alza, una señal de que el gobierno tendrá que intensificar sus políticas de estímulo para evitar una desaceleración más aguda.

Si bien el sector servicios del gigante asiático terminó 2015 de forma fuerte, la economía en general parecía seguir creciendo a su ritmo más lento en un cuarto de siglo pese a flexibilizar sus políticas monetarias, entre ellos varios recortes a sus tasas de interés.

La segunda economía del mundo enfrentará riesgos persistentes este año en momentos en que sus líderes están comprometidos a impulsar la llamada "reforma de la oferta", la cual busca reducir el exceso de capacidad de las fábricas y sus altos niveles de deuda.


El Índice de Gerentes de Compra (PMI) oficial del sector manufacturero se situó en 49.7 en diciembre, en línea con las expectativas de los economistas consultados y representando un alza marginal con respecto a noviembre, cuando este indicador se situó en 49.6 unidades.

Una medición del PMI sobre 50 indica una expansión de la actividad sobre una base mensual, bajo ese nivel muestra una contracción.

Aun así, los economistas parecían encontrar cierto consuelo ya que la última lectura de este indicador no revela un deterioro más agudo de la economía, algo que temen los inversionistas globales y sus repercusiones sobre las materias primas y los metales preciosos.

El ligero repunte en el PMI manufacturero "sugiere que el crecimiento (económico) se está estabilizando un poco (...), sin embargo, el sector todavía enfrenta fuertes vientos en contra", dijo Zhou Hao, economista para China de Commerzbank.

La débil demanda interna y del exterior han pesado sobre las fábricas chinas, agravando el problema de un exceso de capacidad. Ante este panorama, las fábricas se han visto obligadas a bajar los precios de sus bienes, añadiendo presiones deflacionarias en la economía.

El sector servicios ha sido el único de desempeño brillante de la economía china en los últimos años y ha ayudado a compensar la debilidad de la actividad manufacturera.

El índice oficial de gerentes de compra no manufacturero (PMI) subió a 54.4 en el último mes del año desde 53.6 de noviembre, según la Oficina Nacional de Estadísticas (NBS).