Economía

Acciones de China enfrentan momento
de la verdad

Luego de enfrentar una suspensión de operaciones sin precedentes, los esfuerzos de China por calmar a los mercados bursátiles esperan enfrentar una prueba este martes, cuando podría haber más debilidad.
Reuters
04 enero 2016 22:24 Última actualización 04 enero 2016 22:29
Banco Central de China

Banco Central de China. (Reuters)

La campaña de seis meses de China por calmar a los mercados bursátiles enfrentará una prueba este martes, un día después de que una ola liquidadora motivó una suspensión de operaciones sin precedentes y puso en riesgo los esfuerzos de rescate del Estado que se estima han costado cerca de 140 mil millones de dólares.

Los principales índices de acciones de China se hundieron el lunes en la primera sesión de operaciones del año, activando una suspensión que detuvo las operaciones de los papeles en todo el país por primera vez y puso en riesgo meses de trabajo de los reguladores por restaurar la estabilidad de los mercados.

La ola liquidadora vio al índice CSI300, que incluye a las acciones de las principales compañías que cotizan en Shanghái y Shenzhen, cayeron un 7.0 por ciento antes de la suspensión de las operaciones, su peor desempeño en una sesión desde fines de agosto del 2015.

El martes podría haber más debilidad si el comportamiento de los fondos que cotizan en Estados Unidos y que siguen a las acciones de China sirve como guía. El fondo Deutsche X-trackers Harvest CSI 300 llegó a caer hasta casi un 10 por ciento en la sesión, tocando su menor nivel desde octubre del 2014, antes de cerrar la sesión con una baja de un 8.5 por ciento.

Los papeles de varias compañías chinas que cotizan principalmente en los mercados estadounidenses, y no están sujetos a las restricciones de operaciones de China, también cayeron. Los títulos de Alibaba perdieron un 5.6 por ciento y los de Baidu cedieron un 2.7 por ciento.

El colapso, que ocurrió luego de la divulgación de débiles datos económicos, generó nuevas dudas sobre la capacidad de los reguladores para retirar las restricciones que implementaron como consecuencia del desplome del mercado bursátil durante el verano boreal, cuando los principales índices perdieron hasta un 40 por ciento antes de que Pekín interviniera.

Muchos analistas atribuyeron la caída al inminente final del bloqueo a la venta de acciones por parte de grandes inversores institucionales que ha estado vigente por seis meses.

El colapso de las acciones chinas tuvo repercusiones en los mercados financieros globales, generando el tambaleo de otros mercados bursátiles y avivando la demanda por activos de refugio como bonos gubernamentales. Los principales índices accionarios de Estados Unidos llegaron a caer más de un 2 por ciento a mitad de sesión.

Los mercados asiáticos anotaban pérdidas en las primeras operaciones de la sesión del martes.