Economía

Acciones de Bankia se desploman; pierden 45%

12 febrero 2014 5:4 Última actualización 25 marzo 2013 8:41

 [Bloomberg] El banco comenzó a cotizar a un precio de 3.75 euros. Ahora tienen un valor de 0.149 euros.



Reuters
 
Las acciones del nacionalizado banco español Bankia caían un 45% el lunes, después de que las autoridades del país confirmaran el valor más bajo posible para sus títulos - 0.01 euros por acción - antes de realizar una ampliación de capital para instrumentar fondos recibidos de Bruselas.
 
Con el fin de reflejar el valor patrimonial negativo que las autoridades otorgaron a Bankia, la institución tendrá que reducir el nominal de 2 euros a un céntimo para agrupar inmediatamente después 100 acciones en una y situar el valor unitario del título en 1 euro.
 
En un proceso que la propia entidad estima puede estar terminado a finales de mayo, Bankia tendrá que realizar una primera ampliación de capital de 10,700 millones de euros aportados por los socios europeos y una segunda ampliación de hasta 4,840 millones de euros por la conversión en acciones de títulos preferentes y deuda subordinadas.
 
La operación diluye prácticamente al 100% la participación de los actuales accionistas minoritarios, que pasarán de controlar el 52% a un testimonial 0.13% de la entidad recapitalizada, según cálculos de Reuters.
 
En base a los mismos cálculos, los titulares de preferentes y deuda subordinada - sometidos a diversos descuentos en su inversión - aglutinarían alrededor de un 30% de la nueva Bankia mientras que el Estado, a través del programa FROB, controlaría el resto.
 
Las acciones de Bankia cerraron el viernes en 0.251 euros, un precio que ya mostraba un recorte brutal desde la salida en bolsa del grupo hace menos de 2 años.
 
"Las acciones de Bankia deberían converger en 0.01 euros antes de la recapitalización", dijeron analistas de BPI un informe para sus clientes.
 
Cientos de miles de particulares, muchos sin conocimientos financieros, invirtieron sus ahorros cuando el banco salió a cotizar en julio de 2011 a un precio unitario de 3.75 euros, en medio de grandes presiones de las autoridades españolas como parte del proceso de reestructuración bancaria en España.