Economía

Accidentes, talón de Aquiles  de refinería Ing. Antonio M. Amor

La falta de mantenimiento a las instalaciones de la refinería es la causa de que ésta se encuentre encabezando la nada honrosa lista de percances en el país, con 197 desde 2012 hasta el primer trimestre de este año.
Edgar Amigón Domínguez
04 julio 2014 14:25 Última actualización 04 julio 2014 17:18
Refinería de Salamanca. (Pemex)

En lo que va del año, Petróleos Mexicanos ha reportado 18 trabajos para reparar derrames o incendios causados por tomas clandestinas en Guanajuato y Querétaro. (Pemex)

La falta de mantenimiento en sus instalaciones ha colocado a la refinería de Salamanca, Ingeniero Antonio M. Amor (RIAMA), como la número uno del país en accidentes, con un total de 107 en sólo dos años.

Tan sólo en marzo pasado estalló un transformador que paralizó a la planta durante seis días, según información de trabajadores comunicada al diputado federal salmantino, Genaro Carreño.

En entrevista con El Financiero Bajío, el legislador dio a conocer los datos que Pemex tiene de los accidentes en la refinería de Guanajuato, la cuarta en importancia de México.



Explicó que en 2012 se reportaron 53 accidentes; el año pasado 48 y en los primeros tres meses de este año el resto.

En contraste, en Tula se reportaron 9 accidentes en 2013 y 18 el año pasado. En la refinería de Tamaulipas un total de 31 y en la de Veracruz 28, de acuerdo con el reporte del diputado.

Reconoció que en todas las refinerías del mundo existen riesgos de accidentes porque se trabaja con combustibles, pero en el caso de la de Salamanca se agrega un elemento más, que es la antigüedad. Tiene 64 años de operar y algunas partes de ella ya se deben renovar.

“Hablando de la refinería de Salamanca yo creo que por muchos años se ha dejado de invertir recursos para la adquisición de maquinaria con tecnología de punta; es decir, no se ha modernizado, lo que sin lugar a duda trae como consecuencias mayores accidentes”, apuntó el diputado panista.

Ahora, añadió, se han adquirido algunas máquinas que principalmente han disminuido los altos índices de contaminación dentro y fuera de la refinería, pero no ha sido suficiente para detener los accidentes que se han dado a conocer públicamente.

Hablar de detener una refinería durante seis días -como ocurrió en marzo pasado- es muy delicado, porque ello produjo severos daños financieros a la paraestatal y a las comunidades que viven de la operatividad de la planta.

El legislador también mencionó el constante robo de combustibles que se ha reportado en los últimos meses a través de las llamadas tomas clandestinas, delito en el cual, desafortunadamente, hay trabajadores de Pemex involucrados.

Es necesario, comentó, establecer un sistema de vigilancia en la distribución mediante ductos, porque están sangrando las finanzas con el robo, cuando se puede evitar.

En lo que va del año, Petróleos Mexicanos ha reportado 18 trabajos para reparar derrames o incendios causados por tomas clandestinas en Guanajuato y una en Querétaro.